La llegada de Kylian Mbappé al Real Madrid no sería un acto de romanticismo

·3 min de lectura
Kylian Mbappé en un partido con el París Saint-Germain esta temporada. (Foto: Loic Venance / AFP / Getty Images).
Kylian Mbappé en un partido con el París Saint-Germain esta temporada. (Foto: Loic Venance / AFP / Getty Images).

Casi todo el mundo da por hecho que Kylian Mbappé acabará fichando por el Real Madrid la próxima temporada poniendo fin a un culebrón que dura ya varios años y que ha tenido infinidad de capítulos. El jugador sigue sin renovar con el París Saint-Germain y el conjunto blanco no ha escondido nunca su interés.

Ya se rumoreaba su aterrizaje en el Santiago Bernabéu cuando militaba en el Mónaco con una premisa que se ha repetido una y otra vez desde entonces: “Mbappé quiere jugar en el Real Madrid”. Pese a ello, acabó firmando en 2017 por el PSG, que pagó 145 millones por su fichaje tras llegar primero cedido con compra obligatoria. En el club de la capital francesa cobra unos 14 millones de euros netos por temporada.

Sin embargo, durante los cinco años que lleva en París no ha dejado de repetirse que su interés es vestir la camiseta blanca y los rumores de su llegada han sido cada vez más insistentes martilleándonos con que siempre ha sido del Real Madrid desde pequeño o que es un gran fan de Cristiano Ronaldo. También hemos visto en infinidad de ocasiones su foto de niño en su habitación con las paredes repletas de pósteres del astro portugués con el conjunto merengue.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

El fichaje ha sido inminente muchísimas veces, especialmente el pasado verano, cuando se popularizó el famoso ‘tic tac’ que marcaba la espera de su confirmación. No obstante, nunca llegó a materializarse.

Se ha responsabilizado casi siempre al club galo por su negativa a vender e incluso alguno habló de que no le dejaban salir pese a que esa era su idea.

Se espera que el fichaje se haga por fin este 2022, pero las negociaciones continúan y no están siendo fáciles. Y no precisamente porque el PSG lo retenga, ya que el jugador es libre desde el 1 de enero al finalizar su contrato en junio, sino por, como casi siempre ocurre en el fútbol, por cuestiones económicas.

Este 21 de abril el periodista Guillem Balagué contaba en ‘El Partidazo de COPE’ que Mbappé le ha pedido al conjunto blanco 100 millones de euros más de lo que en principio habían acordado, lo que ha llevado al Real Madrid a plantarse y rechazar la petición.

Según Balagué, esta negativa del conjunto blanco ha alimentado las esperanzas del conjunto parisino para que finalmente acabe renovando. En marzo se publicó de que el PSG le había puesto sobre la mesa al delantero una prima de fidelidad de 100 millones de euros netos, un contrato de dos a tres temporadas y un sueldo de entre 50 y 53 kilos.

Lo que resulta evidente es que en todas las negociaciones, ya sea para fichar o para renovar, se está hablando de dinero. Aunque en el culebrón de Mbappé se haya apuntado muchas veces a los sentimientos o los deseos, en el fútbol queda poco romanticismo y si el Madrid quiere ficharlo no basta con apelar a sus emociones sino que tendrá que aflojar el bolsillo.

VÍDEO | Lo nunca visto: un equipo busca fichar a un futbolista poniendo un anuncio en el servicio público de empleo

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente