La llamada entre Biden y Xi para evitar "un conflicto" y que el mundo "sufra"

·5 min de lectura
Xi Jinping y Joe Biden, en sendas imágenes de archivo. (Photo: REUTERS)
Xi Jinping y Joe Biden, en sendas imágenes de archivo. (Photo: REUTERS)

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, habló la pasada noche por teléfono con su homólogo chino, Xi Jinping, y ambos reconocieron su responsabilidad de asegurar que la “competición” entre sus respectivos países “no derive en un conflicto”.

La conversación fue apenas la segunda que mantienen los líderes de ambas potencias desde que Biden llegó al poder en enero pasado, después de la larga charla telefónica que compartieron en febrero, y coincide con fuertes tensiones en la relación bilateral.

“Los dos líderes tuvieron una discusión amplia y estratégica en la que conversaron sobre temas en los que nuestros intereses convergen, y sobre áreas en las que nuestros intereses, valores y perspectivas divergen”, indicó la Casa Blanca en un comunicado. Ambos “acordaron relacionarse de forma abierta y directa en cuanto a todos esos temas”, agrega el comunicado, emitido a última hora del jueves en Washington, cuando en Pekín ya era viernes por la mañana.

Fue Biden quien tomó la decisión de llamar a Xi, y lo hizo motivado por su “exasperación” por la presunta reticencia de responsables chinos de menor rango de mantener conversaciones serias con su Gobierno, explicó a Efe una fuente oficial estadounidense.

La vicesecretaria de Estado de EEUU, Wendy Sherman, visitó China en julio para reunirse con su homólogo, el viceministro chino de Exteriores, Xie Feng, pero ese encuentro resultó ser infructuoso y la diplomática regresó a Washington con la sensación de que sus interlocutores se habían limitado a reiterar sus posturas, sin negociar.

La llamada de este jueves fue una prueba, para ver si las conversaciones al mayor nivel posible son más eficaces, dada la consolidación de poder en torno a Xi, indicó a la cadena CBS News un alto funcionario estadounidense.

La Casa Blanca fue más diplomática en su comunicado, y se limitó a indicar que Biden llamó a Xi como parte del “esfuerzo que mantiene Estados Unidos para gestionar de forma responsable la competición” con China. “El presidente Biden subrayó el interés duradero de Estados Unidos en la paz, la estabilidad y la prosperidad en el Indo-Pacífico y el mundo; y los dos líderes abordaron la responsabilidad de ambas naciones de asegurar que la competición no derive en un conflicto”, concluye la nota.

La Casa Blanca no ofreció detalles sobre los temas concretos que abordaron ambos líderes, pero en otras ocasiones, el Gobierno de Biden ha identificado la crisis climática y la prevención de tensiones en la península coreana como dos temas en los que ambas potencias tienen intereses en común.

La lista de desacuerdos es mucho más larga, y lejos de contenerse, la tensión bilateral ha aumentado desde la llegada al poder de Biden, quien ha convertido la competición con Pekín en el pilar central de su política exterior y comercial.

En los últimos meses, la relación se ha resentido por la acusación de Estados Unidos de que China estuvo detrás del ciberataque global contra Microsoft en marzo, algo que Pekín ha negado rotundamente.

Además, los roces han crecido a raíz de las advertencias de EEUU a las empresas estadounidenses de que no negocien con entidades que operen en Hong Kong o en la región noroccidental china de Xianjiang, donde Washington acusa a Pekín de cometer graves abusos contra los uigures y otras minorías étnicas.

La versión de Pekín

Durante la llamada, Xi dijo a Biden que si Pekín y Washington se enfrentan “ambos países y el mundo sufrirán”, según un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores del país asiático. Sin embargo, matizó que el trabajo conjunto arrojará beneficios para todos. “Cuando China y Estados Unidos trabajan juntos, ambos países y el mundo se benefician. Ambos países y el mundo sufrirán si los dos se enfrentan”, indicó Xi, citado por un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores del país asiático.

“La política sobre China de Estados Unidos ha resultado en graves dificultades para las relaciones” entre las dos potencias, apuntó Xi durante la segunda conversación telefónica de que se tiene constancia entre los mandatarios de las dos mayores economías del planeta.

El comunicado de la cancillería destacó que “ambos líderes mantuvieron una comunicación estratégica sincera, amplia y en profundidad, así como intercambios sobre las relaciones bilaterales y asuntos destacados de interés compartido”. “Las relaciones entre Estados Unidos y China no son una pregunta de respuesta múltiple sobre si hacerlo bien, sino una pregunta de respuesta obligatoria sobre cómo hacerlo bien”, apostilló el presidente chino.

“En estos momentos, la comunidad internacional se enfrenta a muchos problemas comunes. China y EEUU deberían cargar con mayores responsabilidades y seguir mirando hacia adelante, demostrar un valor estratégico y político”, agregó el texto.

Todo ello con el objetivo de que las relaciones entre ambos países se vuelvan a encauzar “lo antes posible, para mayor beneficio de los pueblos de los dos países y de los de todo el mundo”.

Según el texto del Ministerio chino de Asuntos Exteriores, Xi ratifica que, en particular, hablaron sobre las iniciativas chinas para combatir la crisis climática, días después de la visita a China del enviado especial de EEUU para la emergencia climática, John Kerry.

Con vistas a avanzar en ese y otros campos, Xi y Biden “acordaron seguir manteniendo comunicación de manera regular a través de varias vías”, al tiempo que darán la directriz a los responsables gubernamentales de otros niveles y campos a que hagan lo propio “para crear las condiciones para un avance en las relaciones de China y EEUU”.

Biden y Xi no se han reunido por ahora en persona, aunque la Casa Blanca no ha descartado que puedan hacerlo durante la cumbre de líderes del G-20, que se celebrará a finales de octubre en Roma. Las relaciones quedaron profundamente dañadas a varios niveles durante el mandato del expresidente Donald Trump (2017-2021), y aún se resienten.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente