Por qué llaman a Liz Truss, sucesora de Boris Johnson, ‘la mujer que se enfadó por el queso’

·2 min de lectura

‘Reino Unido tiene nuevo primer ministro. Es la mujer que se enfadó por el queso’. Así, con este titular cuanto menos singular, ha encabezado Vice la información sobre Liz Truss, nueva líder del Partido Conservador británico y sustituta de Boris Johnson en el número 10 de Downing Street. Un titular que refleja en afán de esta política británica por la defensa del producto local, su querencia por el queso y un discurso que la convirtió en viral hace algunos años.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un contenido no disponible por tus preferencias de privacidad

El origen de este sobrenombre puesto por el citado medio a la nueva Primera Ministra británica –la tercera mujer en ocupar el puesto tras Theresa May y una Margaret Thatcher– se remonta a un discurso encendido dado en el lejano 2014, cuando ocupaba el puesto de secretaria de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales. Aquel día decidió defender a capa y espada la producción nacional de alimentos cargando contra el hecho de que una buena parte de productos como las manzanas (no solo de queso habló) que consumían entonces en Reino Unido fuesen de importación.

Sin embargo, más allá de las frutas o el té, donde más énfasis puso Truss fue en su defensa del queso. “Importamos dos terceras partes de nuestro queso. Eso es una desgracia”, dijo ante la cámara y con pausas dramáticas tras señalar que en Reino Unido se producen más tipos de queso "que en Francia". Aquellas palabras le valieron la viralidad y los memes entonces y de vez en cuando vuelven a cobrar protagonismo. Como cuando se supo que competiría con Rishi Sunak por el liderazgo del Partido Conservador o ahora que ha vencido la votación.

Según recoge 20 Minutos, recurriendo a la hemeroteca, la relación con el queso de quien ha prometido que dará “una gran victoria para el Partido Conservador en 2024” va más allá del mencionado encendido discurso de defensa de peras, manazas, queso y té. Tanto es así que, según The Guardian, ella misma bromeó en una ocasión diciendo en una convención de su partido que le habían prohibido hablar de quesos.

Tras aquel discurso de 2014, en una entrevista posterior a The Telegraph se declaró fan de las variedades: Stinking Bishop, Binham Blue y Wells Alpine. En esa misma conversación, reproducida por 20 Minutos, señaló que el Yorkshire Wensleydale está “hecho a mano con leche de rebaños locales desde el siglo XII. Cuando comes un queso local, estás disfrutando de las tradiciones, la ganadería y el paisaje propio de ese lugar”.

EN VÍDEO | Boris Johnson alaba sus logros en su despedida y promete un "ferviente" apoyo a Liz Truss