Liz Truss, nueva líder del Partido Conservador, será la primera ministra británica

·5 min de lectura
© Frank Augstein, AP

La ministra de Exteriores estará al frente del Gobierno del Partido Conservador luego de la dimisión de Boris Johnson. El martes se encontrará con la reina Isabel II y asumirá al mando del Ejecutivo en un contexto donde sobran desafíos: lidiar con la crisis energética, un aumento constante del coste de vida y el levantamiento de huelgas por parte de los trabajadores. “Prometo entregar lo que le dijimos a los votantes en 2019”, dijo tras ganar las elecciones internas de la formación.

Este lunes 5 de septiembre, tras semanas de debates y deliberaciones, Reino Unido tiene una nueva primera ministra: luego de la salida de Boris Johnson, será Liz Truss quien tome la punta del Gobierno conservador.

La confirmación llegó pasado el mediodía y la ministra de Relaciones Exteriores ocupará el cargo después de que los afiliados al partido, que votaron por correo durante las últimas semanas, la eligieran sobre Rishi Sunak.

A partir de ahora, la funcionaria iniciará el traspaso de mando con el primer ministro saliente. Truss asumirá las funciones el martes con la meta de encauzar el rumbo en un momento donde Reino Unido atraviesa inestabilidades, con el aumento del coste de vida como preocupación principal en la población.

En la misma jornada también se movilizará a Escocia para reunirse, en compañía de Johnson, con la reina Isabel II. Allí, el actual premier presentará oficialmente su renuncia y la monarca le pedirá a Truss que forme un gabinete.

La flamante jefa de Gobierno, que prometió reaccionar rápidamente ante la crisis británica, será la cuarta representante conservadora en encabezar la Administración desde que el partido se impuso en las elecciones de 2015.

En su discurso de victoria, anunció que en los próximos días entregará “un plan audaz para reducir los impuestos y hacer crecer la economía”. “Cumpliré con la crisis energética, lidiando con las facturas de energía de las personas, pero también con problemas a largo plazo con el suministro”, afirmó.

Además, dijo que deben “demostrar” en estos dos años que cumplirán las expectativas depositadas por los electores en los comicios pasados. “Hice campaña como conservadora y gobernaré como conservadora”, avisó y prometió que le entregarán “una gran victoria” al partido de cara a 2024.

El ex encargado de Finanzas, Rishi Sunak, felicitó a su adversaria por el triunfo y recalcó que es momento de que los conservadores “se unan detrás de la nueva primera ministra mientras dirige al país en tiempos difíciles”.

Por otro lado, Truss le agradeció a su “amigo” Boris Johnson y elogió su periodo en el poder. “Lograste el Brexit. Aplastaste a Jeremy Corbyn, lanzaste la vacuna y te enfrentaste a Vladimir Putin. Eres admirado desde Kiev hasta Carlisle”, enumeró.

El gobernante saliente felicitó a su sucesora a través de Twitter por esta “victoria decisiva”. “Sé que tiene el plan correcto para abordar la crisis del costo de vida, unir a nuestro partido y continuar el gran trabajo de unir y nivelar a nuestro país. Ahora es el momento de que todos los conservadores la respalden al 100 por ciento”, remató.

Posterior a la dimisión de Johnson, quien debió dar un paso al costado como consecuencia de meses de escándalos y polémicas, en distintos puntos del territorio británico se suscitaron protestas y paros por parte de los trabajadores, en disconformidad con los aumentos.

En un marco donde la inflación ascendió al 10,1% en julio, los analistas pronostican que la economía puede caer en recesión para finales de año.

El encarecimiento de vida es el tema central en el malestar civil.

El Gobierno, inactivo tras la renuncia del premier anterior, había advertido que las medidas para suavizar la situación llegarían con el nombramiento de la nueva líder.

Truss, un camaleón político con tintes de thatcherismo

Liz Truss, entre el ramillete de funcionarios que no renunció durante la crisis de Boris Johnson, se convirtió en primera ministra a sus 47 años y será la tercera mujer en el cargo tras Theresa May y Margaret Thatcher, siendo esta última una figura con la que se le ha comparado.

Con un perfil similar en su postura económica afín al neoliberalismo, los analistas la han asemejado a Thatcher, un personaje que sigue siendo atractivo dentro de las filas del Partido Conservador.

Sin embargo, las similitudes entre Truss y la expremier –quien también asumió en un contexto adverso- son más bien en actitudes, como su perseverancia y determinación, que por su formación.

De familia progresista, Truss supo definir a sus padres como personas que estaban “a la izquierda de los laboristas”. Fue criada en el norte inglés, una región donde los conservadores históricamente no han sido fuertes.

Egresada de la Universidad de Oxford, sus inicios en la política tuvieron origen, paradójicamente, en el Partido Liberal Demócrata. Y en ese perfil pronunció fuertes discursos pidiendo la abolición de la monarquía.

Ya como parlamentaria, puesto que asumió en 2010, también se manifestó como opositora a la implementación del Brexit.

Contrariamente, en la actualidad es una de las funcionarias que más defiende la salida del club comunitario e, incluso, expresó intenciones de derogar legislaciones antiguas de cuando Reino Unido pertenecía a la Unión Europea.

Dentro de los conservadores, algunos miembros descreen de su figura y la acusan de decir lo que su público quiere oír, aunque no sea lo que ella crea fielmente.

Ha sido funcionaria pública de variados cargos. Fue secretaria de Medio Ambiente por dos años desde 2014, ocupación que abandonó para estar un año en la cartera de Justicia hasta 2017.

Su escalada continuó como jefa del Tesoro entre 2017 y 2019, para ser secretaria de Comercio Internacional hasta 2021. En aquel año hasta hoy fue la responsable de las Relaciones Exteriores de Reino Unido.

Leal a Boris Johnson hasta las últimas consecuencias, la nacida en Oxford tuvo su recompensa y será la encargada de tomar las riendas de una Administración desconcertada ante la profundización de la crisis económica y social.

Con Reuters, AFP y medios locales