Lituania acusa a Hungría de mantener a la UE como rehén en las negociaciones sobre el petróleo ruso

·4 min de lectura
Lituania acusa a Hungría de mantener a la UE como rehén en las negociaciones sobre el petróleo ruso

A pesar de no figurar en el orden del día, la propuesta de Bruselas de imponer un embargo de petróleo a Rusia planeaba el lunes sobre la reunión de ministros de Asuntos Exteriores celebrada en Bruselas en la que se acusó a algunos Estados miembro de mantener a los 27 como rehenes.

La propuesta de eliminar el petróleo ruso en toda la UE fue presentada hace doce días por la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen.

Prolongar la excepción más allá de 2024

Pero, a diferencia de los cinco paquetes de sanciones anteriores que fueron rápidamente aprobados por todos los Estados miembro, estas negociaciones se han estancado sin que parezca haber una solución a la vista.

Cuatro Estados miembro especialmente dependientes de los combustibles fósiles rusos -Bulgaria, República Checa, Hungría y Eslovaquia- exigen a la Comisión Europea que les permita seguir importando energía rusa más allá de diciembre de 2024, lo que ya supone un importante retraso respecto al resto de los socios.

Hungría es visto como el más resistente, con el primer ministro Viktor Orbán calificando la prohibición del petróleo como "bomba atómica" para la economía de su país.

"No podemos ser rehenes"

A su llegada al Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores, el ministro de Exteriores de Lituania Gabrielius Landsbergis afirmó que "ahora, por desgracia, toda la Unión Europea es rehén de un Estado miembro que no puede ayudarnos a llegar a un consenso".

Ante la pregunta de si tenía un mensaje para su homólogo húngaro, respondió: "Tenemos que ponernos de acuerdo. No podemos ser mantenidos como rehenes".

"La Comisión ofreció algunas soluciones que consideramos demasiado relajadas. Hablamos casi de una prohibición del petróleo que culminaría el 31 de diciembre de 2024", añadió. "Es un alcance muy, muy amplio. Creo que todo el mundo esperaba que esto fuera suficiente y no me explico por qué no lo es".

Si Ucrania se desvinculara de los combustibles rusos...

"Una de las soluciones podría ser ayudar a Ucrania a desvincularse del petróleo y el gas rusos porque, como saben, el Estado miembro que no puede ayudarnos a encontrar un consenso depende del tráfico desde Ucrania, así que si se detuviera el tráfico desde Ucrania, la cuestión de las sanciones se resolvería totalmente", explicó.

La semana pasada fracasó un intento de desbloquear la situación cuando von der Leyen viajó a Budapest para reunirse con Orbán. Miembros del equipo destacaron después que las conversaciones se habían centrado en preocupaciones logísticas y de infraestructura húngaras, tras las acusaciones de que Budapest podría estar tratando de condicionar su aceptación del paquete a la recepción de más fondos.

El ministro de Exteriores húngaro Péter Szijjártó rechazó la acusación este lunes en una rueda de prensa transmitida en su página de Facebook, comentando que no entendía lo que quería decir el ministro lituano.

"Es mentira que vayamos a mantener como rehén a toda la Unión", sentenció.

Borrell propone mayor flexibilidad

Szijjártó había señalado la semana pasada que su país necesitaría cerca de 800 millones de euros para mejorar sus infraestructuras y poder recibir combustibles fósiles a través de otros medios.

Además puntualizó que Hungría necesitará entre 15 000 y 18 000 millones de euros para abandonar los combustibles fósiles, sugiriendo que la mayor parte de ese presupuesto debería ser financiado por la UE.

El jefe de la diplomacia europea Josep Borrell anunciaba mientras a los periodistas que harán todo lo posible para desbloquear la situación:

"No puedo asegurar que vaya a suceder porque las posturas son muy fuertes. Pero creo que si entendemos la situación particular de algunos Estados miembro y todos hacemos un esfuerzo para presentar un frente unido contra Rusia, triunfaremos".

La iniciativa anticipada por la Comisión de RePower EU, que se presentará el miércoles, es esperada ahora con mayor expectación si cabe, porque las ayudas económicas para apoyar la costosa transición energética de los Estados miembro que debería incluir podría eliminar las piedras en el camino y permitir lograr la unanimidad necesaria para acordar definitivamente la prohibición de las importaciones de combustible ruso.

Algunos diplomáticos temen, de todas formas, que Orbán quiera estirar las negociaciones hasta la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno prevista para el 30 de mayo. Una reunión extraordinaria en la que es más probable que se busquen soluciones políticas más que técnicas, según han reconocido a Euronews algunas fuentes.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente