Las listas de espera en la sanidad madrileña se disparan un 42% con Ayuso

Una pancarta con la frase
Una pancarta con la frase

Una pancarta con la frase "Se vende nuestra salud" durante la manifestación por la sanidad pública en Madrid del pasado domingo.

Casi un millón de personas en la Comunidad de Madrid engrosan las listas de espera de la sanidad pública. Esto supone que uno de cada siete madrileños aguarda su turno para una operación, una prueba diagnóstica o la visita de un especialista. En total son 929.760 —de una población asignada de 6.718.622—, según los último datos publicado por el gobierno regional.

Esta cifra supone un aumento del 42% con respecto al mismo periodo de 2019, año en que Isabel Díaz Ayuso llegó a la presidencia de la Comunidad de Madrid. En octubre de ese año el número de pacientes en lista de espera era de 653.288: 276.472 personas menos.

Además, el dato también es superior al de hace solo un año. Cinco meses después de que Ayuso arrasara en las elecciones anticipadas del 4 de mayo —en las que logró más escaños que toda la izquierda— 792.930 personas aguardaban en la lista de espera, que en un año ha aumentado un 17,2%.

Aumenta también el tiempo de espera

Pero no solo hay más pacientes aguardando turno. El tiempo que cada uno de ellos tiene que esperar también se ha incrementado. Para una operación, en octubre de 2019 la espera media estaba en 45,88 días, mientras que el pasado octubre fue de 65,8. En las de diagnósticas se pasa de 46,47 a 60,63 jornadas y en las de especialistas de 36,6 a 62,88 días.

En estas últimas es, además, donde se produce el mayor tapón, con 642.905 pacientes esperando por una cita con un médico especialista. Mientras, en octubre de 2019 la cifra era de 430.397 personas. Por su parte, el pasado año en esa fecha esperaban 536.635 personas.

Sí ha descendido, no obstante, la cantidad de gente en lista de espera con respecto a septiembre de este año, cuando 933.367 pacientes aguardaban su turno. También ha descendido la espera media con respecto a este periodo, cuando se situaba en 71,26 días para las operaciones, 64,4 para un especialista y 63,05 en las pruebas diagnósticas.

Pese a la ligera mejoría desde septiembre, el problema se agudiza con los pacientes que llevan esperando más de tres meses. Este grupo se ha multiplicado por más de dos, pasando de 221.246 en octubre de 2019 a 514.888 en octubre de este año.

Estas cifras contribuyen a crispar aún más una situación ya de por sí delicada que culminó el domingo en una manifestación en defensa de la sanidad pública. Ese día cientos de miles de personas salieron a las calles de la capital para exigir al Gobierno regional que dé marcha atrás a su plan sanitario y solucione los problemas asistenciales.

El nuevo plan de urgencias de atención primaria, basado en el reparto de los profesionales de los SAR (Servicio de Atención Rural) hacia los PAC (Puntos de Atención Continuada) se estrelló antes de despegar, con numerosas quejas de profesionales y usuarios, que han denunciado la falta de médicos y enfermeras en muchos de los puntos asistenciales.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR