Lisichansk y Severodonetsk resisten a duras penas la embestida rusa, cada vez están más aisladas

·1 min de lectura

La defensa de Lisichansk y Severodonetsk se está volviendo cada vez más difícil para las tropas ucranianas. Hoy casi desiertas, las dos principales ciudades de la región de Lugansk, aún controladas por Kiev, llevan bajo el incesante fuego de la artillería rusa desde hace semanas. En Severodonetsk solo quedan unos centenares de soldados y civiles atrincherados en una planta química.

La reciente conquista rusa de varios pueblos al sur de ambas localidades abre un flanco más a defender y aumenta el peligro de quedar totalmente aisladas.

Como parte de la guerra diaria, el Ministerio de Defensa de Rusia dijo este miércoles que el día anterior acabó con más de 250 objetivos militares ucranianos, incluidos almacenes con equipos militares y municiones en Lisichansk y una planta de combustible en Mykolaiv.

También este miércoles, los bomberos rusos sofocaron un incendio en una refinería de petróleo en Novoshakhtinsk, cerca de la frontera con Ucrania. Todo el personal fue evacuado y no hubo víctimas. El gobernador regional afirmó que podría deberse a un ataque con drones, sin dar más detalles.

Tampoco hay muchos detalles sobre el ataque ucraniano contra las tropas rusas en la Isla de las Serpientes, un territorio estratégicamente ubicado en el Mar Negro del que Rusia se apoderó en los primeros días de la guerra. Mientras los medios ucranianos dicen que el ataque golpeó "un sistema de defensa aérea enemigo, una estación de radar y vehículos de transporte, además de matar a 49 soldados rusos", el Ministerio de Defensa de Rusia asegura haber repelido el ataque.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente