Aumenta la presión para que Erdogan adelante elecciones por la caída de la lira

·3 min de lectura

Ankara, 24 nov (EFE).- Socialdemócratas, pro-kurdos, nacionalistas e incluso antiguos aliados del presidente turco, el islamista Recep Tayyip Erdogan, han reclamado hoy nuevas elecciones y han anunciado movilizaciones en las calles ante una crisis económica marcada por la elevada inflación y la caída de la lira.

El principal partido de la oposición, el socialdemócrata CHP, celebró hoy unja reunión extraordinaria de su ejecutiva tras la que su líder, Kemal Kilicdaroglu, anunció que hará todo lo posible para forzar el adelanto de las elecciones parlamentarias y presidenciales, previstas para junio de 2023.

El dirigente socialdemócrata acusó a Erdogan de estar empobreciendo el país, ya que la lira ha perdido un 30 % de su valor en lo que va de año.

CONVOCATORIA DE PROTESTAS

Fuentes de la dirección del partido señalaron a Efe que se están planeando manifestaciones multitudinarias, bien organizadas, para reconducir las protestas espontáneas que se han visto ya en las calles de algunas ciudades y que se teme podrían descontrolarse y derivar en disturbios.

La primera de esas marchas organizadas está convocada para el 4 de diciembre en la ciudad de Mersin.

La lira turca perdió este martes un 11 % de su valor, situándose en las 13 unidades por dólar y las 14,5 por euro, una nueva depreciación que provocó ya ayer protestas espontáneas en las calles de Ankara, Estambul y Esmirna.

También el HDP, el partido pro-kurdo e izquierdista, tercero en el Parlamento, hizo hoy un llamamiento a la unidad de la oposición y pidió al Ejecutivo de Erdogan que dimita.

A ese llamamiento se han unido también los nacionalistas de IYI e incluso antiguos altos cargos del AKP, el partido islamista de Erdogan, que fueron abandonado la formación en los últimos años por divergencias con el presidente.

ANTIGUOS ALIADOS

Ali Babacan, uno de los fundadores del AKP y ahora líder de su propio partido, acusó al Gobierno de aplicar "irracionales experimentos económicos" y a Erdogan de estar "haciendo un daño histórico" a Turquía.

El presidente lleva años defendiendo una política de tasas de interés bajo para crear empleo y como remedio a la inflación, que está ahora en el 20 %, algo que va en contra de la teoría económica ortodoxa, y sus declaraciones al respecto en los últimos días suelen provocar inmediatas caídas de la lira.

También, Ahmet Davutoglu, que fue primer ministro y responsable de Exteriores de Erdogan, y que también ha fundado un partido propio, ha pedido nuevas elecciones y ha deseado al presidente "que tenga éxito en su jubilación".

Sin embargo, Erdogan insistió ayer en que las elecciones no se celebrarán antes de la fecha prevista de junio de 2023.

INTERVENCIÓN EXTRANJERA

El líder islamista ha responsabilizado en ocasiones a la intervención extranjera de los problemas económicos del país y ha definido su gestión como una "guerra de liberación económica".

El Gobierno argumenta que con una lira debilitada y tasas de interés baja atrae inversiones extranjeras y apoya a la exportación, y que los beneficios de esta estrategia se verán en el futuro.

Sin embargo, el sector de la exportación ha advertido de los efectos negativos de esa política.

"Las fluctuaciones extremas de los tipos de cambio han alcanzado un nivel que frena las exportaciones. Los políticos deben idear una solución para reducir la fiebre de la moneda", ha advertido Jak Eskinazi, el presidente de la Unión de Exportadores del Egeo.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente