Limonada negra, ¿es segura?

De moda en las redes sociales y entre los adictos al fitness, forma parte de las denominadas bebidas ‘detox’ que prometen eliminar grasas y tener un vientre plano. Sin embargo, su consumo puede tener efectos indeseados

¿De verdad este zumo atrapa toxinas, gases y bacterias? En cierta medida sí, pero no solo atrapa sustancias nocivas, también arrastra otras sustancias que necesitamos, como por ejemplo hierro, calcio, minerales y alguna vitamina. (Foto: Getty)

El ingrediente estrella de la #blacklemonade es el carbón activado, un ‘adsorbente’ de estructura porosa que se obtiene calentando cáscaras de coco (también se extrae de maderas, cáscaras de nueces o aceitunas) hasta carbonizarlas, procesando después su ceniza con agua o vapor a altas temperaturas.

Como resultado de este proceso de combustión conocido como pirólisis se obtiene un material microporoso, que es el carbón activado Posee una alta capacidad para atraer y retener todo lo que pilla a su paso (dato importante), lo que ha hecho que se convierta en el nuevo aliado contra las grasas.

También se le atribuyen propiedades purificadoras (especialmente para la piel. De ahí que se haya popularizado su uso cosmético), y en las redes no paran de hablar de los beneficios de este ‘producto mágico’ como que ayuda a equilibrar los niveles de colesterol y triglicéridos, a mejorar el tránsito intestinal en diarreas y estreñimiento, y que alivia los gases intestinales.

Ninguno de estos efectos ha sido probado. Lo único que sí es cierto es que el carbón activado se utiliza con fines médicos desde el año 1550 a.c., sobre todo para combatir intoxicaciones alimentarias o por fármacos y para tratar dolencias estomacales.

Administrado de forma inmediata y en dosis apropiadas reduce la absorción de los químicos por el intestino, por eso está considerado como el antídoto para todo. Un artículo de revisión en el 'Journal of Pediatrics', publicado en 1963, le dio carta de credibilidad científica en casos de envenenamiento agudo e intoxicación infantil por accidente.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) prohíbe que la etiqueta de ningún producto comercializado como 'detox' insinúe que depura el organismo. (Foto: Getty)

"La estructura de malla del carbón activado neutraliza y adsorbe la mayor parte de los compuestos", explica Elena Pérez Montero, nutricionista del Hospital Quirónsalud de Madrid.

Es importante matizar que la adsorción (no confundir con absorción) es la atracción eléctrica de las toxinas a las superficies de las partículas de carbón. El carbón activado no se absorbe en el cuerpo y se expulsa con las heces junto a las toxinas que ha recogido.

Según cuenta en su blog el nutricionista Juan Revenga, “un solo gramo de carbón activado puede tener una superficie de más de 500 m2 debido precisamente a esa alta porosidad”. Esto es posible porque es microporoso. Y esa característica hace que en su estructura queden atrapadas todo tipo de sustancias. Para entenderlo mejor puedes ver este video de Boticaria García en el que explica qué es y para qué sirve el carbón activado.


¿Función detox?

No está justificada ni para el carbón activado ni para ningún otro alimento que consumamos, asegura Anna Costa, doctora en biología y tecnóloga en alimentos, en declaraciones a Saber Vivir TV porque no necesitamos ningún alimento adicional para que el cuerpo elimine las toxinas”.

“Estas sustancias no son una sobringesta de sal o grasas como nos quieren hacer creer en las dietas detox. Las toxinas están presentes en alimentos tanto frescos como procesados (metales pesados, nitratos, acrilamidas...) y se eliminan solo a través de órganos como el hígado, los riñones, los pulmones y la piel; no mediante ningún alimento", añade la portavoz del Colegio de Dietistas-Nutricionistas de Cataluña (CoDiNuCat).

“Y es que una cosa es comer mal, que es básicamente nuestro problema y otra muy distinta envenenarse”, añade el doctor Antonio Escribano, médico especialista en Endocrinología y Nutrición y Medicina Deportiva y autor del libro ‘Batidos para la vida’. “Para desintoxicar algo tienes que haberlo intoxicado previamente. Una cosa es tomar zumos o batidos, que pueden ser muy saludables, y otra que nos vayan a depurar”.

No es selectivo

Los expertos advierten que tomar carbón activo para desintoxicar puede causar problemas intestinales, diarreas e interfiere seriamente con la medicación, impidiendo la absorción de las medicinas, de vitaminas y minerales.

Lo demuestra este estudio reciente de investigadores de la Universidad de Tennessee que indica que “el producto se lleva por delante tanto las sustancias tóxicas que pudiera haber en el estómago o intestinos como las vitaminas, antioxidantes o minerales”.

Además, como apuntada la Dra. Costa, nuestro cuerpo ya consta de órganos como el hígado o riñones, cuya función principal es eliminar tóxicos de nuestra sangre.

"La depuración es una tarea principalmente del hígado, un órgano con una portentosa capacidad de regeneración. Si le añadimos elementos externos, le damos más trabajo, con lo cual se consigue el efecto contrario al buscado", remarca Montero.

Si estos dos órganos no son suficientes para limpiarte por dentro es que algo no va bien y lo que necesitas es un médico, no una dieta a base de zumos o limonadas.

¡Y recuerda! El carbón activado 'arrastra' todo lo que encuentra en los intestinos, sea bueno o malo para nosotros. Así que si estás tomando una medicación diaria, la píldora anticonceptiva o un suplemento de vitaminas y minerales, puede haber efectos adversos y contraindicaciones.

Si el consumo de limonada negra es esporádico no hay peligro pero si es un hábito o forma parte de tu estilo de vida puede tener las consecuencias que te hemos explicado. (Foto: iStock/Getty)

Lo más grave es que puede llegar a interferir en el tratamiento de patologías crónicas como la depresión, la diabetes o el hipotiroidismo.

Por tanto, está claro que pasarse el verano bebiendo limonada negra no va a hacerte adelgazar por mucho que el carbón activado se venda como milagro antigrasa o remedio purificador. Sin embargo, un exceso de este producto puede provocar neumonitis, una inflamación o rigidez de la pared de los pulmones debido a la aspiración del carbón activo en polvo.

Y si el carbón activado se adhiere a las paredes intestinales puedes sufrir estreñimiento o tener una obstrucción intestinal.

Una cosa más: circula el rumor de que este brebaje es mano de santo tras una comilona o como remedio contra la resaca, lo siento, pero tampoco no hay ninguna evidencia de que esto funcione.

¿Has probado la limonada negra? ¿Sueles seguir las tendencias foodies de los instagramers?

También puede interesarte:

21 días a base de zumos: ¿la metedura de pata de Alejandro Sanz?

Plan ‘detox’ para tener más energía, vitalidad y claridad mental… ¡no para adelgazar!

La inmunonutrición o cómo las pequeñas decisiones que tomas cada día influyen en tu salud