Lima 1964: La peor tragedia en la historia del fútbol mundial

·4 min de lectura
Un gas lacrimógeno explota en las gradas del Estadio Nacional de Lima cuando la policía intenta sofocar un motín provocado por la decisión de un árbitro que le da a Argentina una victoria de 1-0 en un partido de fútbol de eliminación olímpica el 24 de mayo. (Getty Images)
Un gas lacrimógeno explota en las gradas del Estadio Nacional de Lima cuando la policía intenta sofocar un motín provocado por la decisión de un árbitro que le da a Argentina una victoria de 1-0 en un partido de fútbol de eliminación olímpica el 24 de mayo. (Getty Images)

El peor desastre en un partido de fútbol ocurrió en Lima el 24 de mayo de 1964 en un partido clasificatorio a los Juegos Olímpicos de Tokio 1964 entre Perú y Argentina. Ese día murieron 328 personas y 800 resultaron heridas, aunque algunas fuentes no oficiales indican que el número real de fallecidos superó los 400.

Perú era el segundo en la tabla y recibía como local en el Estadio Nacional de Lima a Argentina y necesitaba al menos un empate para quedar a un paso de clasificar a las olimpiadas.

Unos 53.000 aficionados peruanos llenaron el recinto deportivo para ver a su selección nacional, que por entonces era una de las mejores del continente. Sin embargo, las cosas no empezaron bien para los locales y Argentina se fue adelante en el marcador. "Atacamos, ellos defendieron y así siguió hasta que llegó la jugada" que encendió la chispa del desastre, aseguró a la BBC Héctor Chumpitaz, uno de los jugadores peruanos.

El defensor argentino intentó despejar el balón y el jugador peruano Kilo Lobatón levantó el pie para bloquear y la pelota se fue hacia la portería. Todo el estadio celebró la anotación por unos segundos hasta que el árbitro uruguayo Ángel Eduardo Pazos anuló el gol del empate peruano por un supuesto planchazo. La incredulidad de los asistentes se tornó pronto en ira dado que estaban en el minuto 88 del partido.

Dos espectadores enojados entraron en el terreno de juego. El primero intentó golpear al árbitro, pero fue sometido por la policía y le dieron una golpiza fuera del campo. El segundo sufrió otro brutal asalto.

La policía retiene a un hincha enojado en la cancha del Estadio Nacional de Lima, luego de una decisión impopular de un árbitro durante un partido entre Argentina y Perú. (Getty Images)
La policía retiene a un hincha enojado en la cancha del Estadio Nacional de Lima, luego de una decisión impopular de un árbitro durante un partido entre Argentina y Perú. (Getty Images)

"Nuestros propios policías lo estaban pateando y golpeando delante de todo el estadio como si fuera el enemigo. Eso fue lo que levantó la ira de todos, incluida la mí", dijo a la BBC uno de los asistentes al Estadio Nacional de Lima.

La reacción del público fue lanzar toda clase de objetos a los policías, mientras otros bajaron de las gradas a la cancha. Las autoridades intentaban repeler a los fanáticos con perros y gases lacrimógenos, lo que desató una estampida de personas intentando salir del estadio. Pero las rejas y las puertas del estadio estaban cerradas, lo que llevó a que en los túneles de acceso se aglomerara un gran número de personas.

Ahí murieron aplastados y asfixiados unos 328 fanáticos.

"La multitud enardecida volteó y quemó el ómnibus que transportó a la selección de Argentina, las puertas del estadio quedaron hinchadas como si fuera una mujer embarazada (por la cantidad de cadáveres acumulados)", indicó a ese medio Chumpitaz.

El reporte oficial señaló que la mayoría de las víctimas murieron asfixiadas.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver este contenido si te aparece no disponible debido a tus preferencias de privacidad

Algunos aficionados lograron escapar del estadio y abrieron las puertas para que las personas aglomeradas en las puertas pudieran salir. Ahí empezó un enfrentamiento de algunas personas con la policía, que hizo uso de sus armas de fuego contra los aficionados enfurecidos por lo que había sucedido.

El número oficial de personas muertas fue 328, pero no se incluye ninguna de las personas que murieron por los disparos de la policía esa tarde.

Algunas personas han denunciado que familiares de ellos fueron al estadio ese día y nunca más los volvieron a ver, incluso cadáveres en la morgue con proyectiles en sus cuerpos también desaparecieron en los días siguientes.

La tragedia ocurrió en unos años turbulentos en la historia peruana, el mundo estaba cambiando y se reclamaba más justicia social. La represión de la policía a los dos primeros fanáticos tuvo un fuerte impacto entre el público y por eso la reacción en contra de las autoridades.

Las autoridades peruanas no han hecho un intento serio para investigar lo sucedido el 24 de mayo de 1964 en el Estadio Nacional de Lima, una tragedia que marcó un antes y un después en la seguridad de lo estadios en Perú.

VIDEO: Este acto irresponsable del ciclista con un tráiler solo podía terminar mal

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente