Lilia Prado: la actriz que aseguró sus piernas, las "más bonitas de México", en miles de dólares

·5 min de lectura
Lilia Prado en el papel de
Lilia Prado en el papel de Raquel en 'Subida al cielo' de 1952, película de Luis Buñuel nominada en el Festival Internacional de Cine de Cannes y a los Premios Ariel. (Photo by FilmPublicityArchive/United Archives via Getty Images)

1988 fue el año en que Los Tigres del Norte debutaron como actores en el cine mexicano con la película 'La puerta negra', una comedia protagonizada por David Reynoso, Lucha Villa, Eric del Castillo y Lilia Prado.

Una noche en la ciudad fronteriza de Tijuana (Baja California), el periodista Talavera Serdán de 'Diario Juárez' se acercó a la casona donde filmaban y entre descansos, logró pasar unos minutos con la legendaria Lilia Prado, quien aguardaba pacientemente el llamado para sus siguientes tomas.

Mientras esperaban a que las grabaciones se reanudaran, el comunicador recordó los deseos eróticos que uno de sus amigos de juventud tenía con Prado y se le escapó una sonrisa. La actriz, consciente del gesto, le preguntó y él mejor decidió indagar en si alguna vez ella tuvo alguna propuesta sexual de algún famoso o millonario durante la cúspide de su carrera. "No mijito, pero ¿cuántas chaquetitas (masturbaciones) se habrán hecho en mi nombre?", le respondió con una sonrisa pícara, escribió el periodista en su blog personal.

Y es que Prado, a sus 60 años, aún conservaba la belleza que en su mejores años la hicieron merecedora del título de la mujer de las piernas más bonitas de México.

Actresses Lilia Prado and Taheyya Kariokka wearing evening gowns as they attend the Cannes Film Festival, France, May 1st 1956. (Photo by Keystone/Hulton Archive/Getty Images)
Las actrices mexicana Lilia Prado (izquierda) y egipcia Taheyya Kariokka durante el Festival de Cine de Cannes en Francia el 1 de mayo de 1956. (Foto: Keystone/Hulton Archive/Getty Images).

La mujer más sensual del cine latinoamericano

Leticia Lilia Amezcua Prado nació el 30 de marzo de 1928 en Sahuayo, Michoacán. Desde muy joven sintió atracción por el mundo artístico gracias a sus dotes para cantar, bailar y actuar. Según sus biógrafos, el periodista Javier Campos Ponce la descubrió cuando la joven trabajaba como telefonista y quedó deslumbrado con su belleza y sensualidad, así que decidió prepararla para incursionar en el mundo del entretenimiento.

Su primera oportunidad la recibió por parte del director Juan Orol en la película 'Tania, la bella salvaje', protagonizada por la rumbera cubana Rosa Carmina. Después le llegaron más participaciones en 'La barca de oro' dirigida por Joaquín Pardavé, junto a Pedro Infante y René Cardona; y 'Ángel o demonio', junto a María Antonieta Pons, ambas películas del año 1947.

Participó en la cinta estadounidense 'Tarzan and the Mermaids', pero fue con 'Confidencias de un ruletero' al lado del cómico Resortes en 1949 y 'Pobre corazón' un año después, que su enorme habilidad como rumbera y sus atractivas piernas llamaron la atención para que la carrera de la joven actriz comenzara su ascenso de manera sorprendente y convirtiéndola en una de las actrices más solicitadas.

Jorge Negrete, Pedro Infante, Pedro Armendáriz, Arturo Córdova, fueron otros de sus compañeros de reparto, pero aún con esos grandes nombres, en los carteles publicitarios resaltaban su figura y sus ya legendarias piernas.

La imagen de actriz sensual y, nuevamente, sus piernas firmes y bien torneadas, cautivaron al director y padre del cine surrealista Luis Buñuel, después de acceder a la sugerencia del poeta y guionista Manuel Altolaguirre para considerarla para el papel de Raquel en el filme 'Subida al cielo' de 1952, cinta nominada en el Festival Internacional de Cine de Cannes y a los Premios Ariel. Prado fue elegida por el cineasta para acompañarlo a Francia, donde la prensa europea cayó rendida a sus pies al nombrarla la mujer más sensual del cine latinoamericano.

Buñuel volvió a trabajar con Lilia en el filme 'Abismos de pasión', una adaptación cinematográfica del director español de la novela 'Cumbres borrascosas' de la escritora inglesa Emily Brontë. Meses después, el cineasta volvió a requerirla pero ahora en un papel protagónico en 'La ilusión viaja en tranvía', filme considerado entre los 100 mejores del cine mexicano, donde interpretó a Lupita, una muchachita de barrio que trata de salvar a su hermano "el Tarrajas" (Fernando Soto, Mantequilla) y a su exnovio "el Caireles" (Carlos Navarro), quienes tratan de devolver un tranvía sin que nadie se dé cuenta para no ser denunciados.

Lilia fue la única actriz, junto con Silvia Pinal, que protagonizara o coprotagonizara tres películas bajo la dirección del cineasta.

Movie Director Luis Bunuel on Movie Camera (Photo by �� John Springer Collection/CORBIS/Corbis via Getty Images)
El cineasta Luis Buñuel (Foto: John Springer Collection/CORBIS/Corbis vía Getty Images).

En 1957, cuando tenía 29 años de edad, la actriz aseguró sus piernas por 100 mil pesos mexicanos (más de 800 mil pesos actualmente), con un pago inicial de 4 mil dólares. Su objetivo fue el pagar las pólizas con 20 años de diferencia, ya que estaba consciente de que sus piernas no se mantendrían siempre con la figura de sus años mozos.

En su filmografía, que rebasa las 100 películas, Lilia Prado interpretó todo tipo de personajes: mujeres fatales, novias inocentes, atormentadas esposas, pueblerinas y chicas urbanas. Pero también dejó su lado sensual en uno de sus últimos, 'La India' (1976), para dar vida a una mujer con el rostro desfigurado, picado por la viruela.

Al final de su vida tuvo muchas complicaciones de salud por lo que tenía que utilizar andadera. Falleció el 22 de mayo de 2006 víctima de una enfermedad renal que se complicó con una falla pulmonar y que terminó en un infarto.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

La protagonista de 'Pesadilla en Elm Street' sufrió de un triste devenir en Hollywood