La Lieja-Bastoña-Lieja aspira a contar con los mejores después del Tour

Una oportunidad más para los corredores que aspiran a lo máximo en las grandes rondas de tres semanas: el aplazamiento presumible al otoño europeo de la Lieja-Bastoña-Lieja, que debía haberse disputado este domingo sin la pandemia del nuevo coronavirus, podría ser propicio para los grandes nombres del Tour de Francia.

Por el momento queda por oficializar su lugar en el nuevo calendario: "Tendrá lugar después del Tour de Francia", señala el exciclista francés Laurent Jalabert, segundo en la 'Decana de las Clásicas' en 1997 y 1998.

Rozó por lo tanto la victoria en esta legendaria prueba, algo que no consigue un ciclista francés desde el histórico triunfo de Bernard Hinault, bajo la nieve, hace cuatro décadas.

Si el ciclismo puede retomar la competición este curso, como los aficionados y corredores esperan, la Lieja-Bastoña-Lieja podría disputarse en la primera quincena de octubre, según el proyecto que parece tener la mayoría de apoyos.

Sería la continuación lógica para los corredores que decidan encadenar el Tour de Francia (29 de agosto al 20 de septiembre) y el Mundial en ruta (27 de septiembre).

"La carrera seguirá siendo la misma", analiza Jalabert. "Tendremos incluso más opciones de tener buen tiempo que en abril", estima.

- Sin saturación -

"Las cualidades requeridas serán idénticas, pero tendremos quizás a los corredores que no tienen la costumbre de estar en la salida", estima el recordado velocista, actualmente confinado en su casa del sudoeste de Francia, sin excluir que un especialista en las clásicas también tenga su oportunidad sin haber tomado parte en el Tour de Francia.

Los últimos vencedores de esta clásica (Jakob Fuglsang, Bob Jungels, Alejandro Valverde, Wout Poels) han destacado también en las grandes rondas, pero habitualmente los máximos aspirantes al maillot amarillo del Tour no incluyen la Lieja-Bastoña-Lieja en su calendario, aunque esta vez todo podría ser diferente.

"No vamos a escuchar que se diga que hay saturación", vaticina Jalabert antes de una temporada este año presumiblemente muy corta, de tres o cuatro meses como mucho.

"Todo dependerá de la manera en la que terminen el Tour. Pero en las dos o tres semanas que le siguien se puede rendir muy bien", confía, soñando con tener una lista de participantes de lujo.

El colombiano Egan Bernal, campeón del Tour de Francia el año pasado, o el francés Thibaut Pinot, tercero en la 'Grande Boucle' de 2014, nunca han participado en la Lieja-Bastoña-Lieja.

Ambos han brillado, eso sí, en el Tour de Lombardía, donde Pinot ganó en 2018 y Bernal fue tercero en 2019. Es la clásica de final de temporada y la que se aproxima más, por el perfil de su recorrido, a la 'Decana' belga.

Un buen presagio para una Lieja-Bastoña-Lieja que quiere mirar con optimismo una reprogramación forzosa.