Lidl trae a España uno de sus productos más esperados

Eduardo Loren
La nueva hamburguesa vegana de Lidl.

“La primera hamburguesa de carne que no es carne”. Con esta curiosa frase ha definido Arantxa Conde, responsable de relaciones públicas de Lidl, una de las grandes apuestas de la cadena de supermercados de origen alemán para este año. 

Lidl ha anunciado este miércoles la llegada a España de su ya famosa hamburguesa vegana bajo una nueva marca propia llamada Next Level Meat, que copia la receta de la ya célebre marca Beyond Meat, que ha revolucionado el mercado estadounidense. 

Esta cadena se convierte así en la primera cadena en lanzar una hamburguesa de origen vegetal de marca blanca. Uno de sus principales reclamos es el precio. Una bandeja de dos hamburguesas de Next Level Burger cuesta 2,99 euros, aproximadamente la mitad de lo que su rival. “Hemos ido un paso más allá: al hacerla más accesible”, ha apuntado Conde.

¿De qué está hecha?

No lleva nada de carne. “Alimento en forma de burger a base de proteína de guisantes, trigo y soja para asar o freír en la parrilla o en la sartén”, destaca la etiqueta del envase en su parte trasera.

Los ingredientes son muy curiosos: agua, champiñones en conserva, grasa de coco, 9% proteína de guisantes, 7,4% proteína de trigo, aceite de nabina, 3,8% proteína de soja, harina de soja, almidón de guisante y fibra de bambú, entre otros. También lleva zumo de remolacha concentrado con efecto colorante. 

El paquete de dos unidades de Next Level Burger pesa 227 gramos. Cada una de las hamburguesas aporta 20,3 gramos de proteína vegetal. 

Fabricada en Alemania

La hamburguesa Next Level Burger llegó en realidad a las estanterías de los supermercados de Lidl en España en diciembre, pero la cadena ha decidido esperar a febrero para darla a conocer en una presentación a medios realizada en Madrid.

Durante este tiempo, Lidl ha aprovechado para cambiar el envase, que pasa del plástico a una bandeja de cartón reciclado. El nuevo packaging llegará a las tiendas dentro de cuatro o cinco...

Sigue leyendo en El HuffPost