Libre mercado vs. Estado benefactor: dos modelos opuestos van a segunda vuelta en Chile

El ultraderechista José Antonio Kast y el candidato de izquierda Gabriel Boric se enfrentarán de nuevo en las urnas chilenas el próximo 19 de diciembre. Sus propuestas económicas distan mucho la una de la otra. Ahondamos en ellas.

La mejor muestra de la polarización que se vive en Chile es el apretado resultado de las votaciones en la primera vuelta presidencial, que dieron la ventaja a dos facciones completamente opuestas.

Tanto el derechista José Antonio Kast, como el candidato de izquierda, Gabriel Boric, conquistaron más de una cuarta parte de los votos en unas elecciones tan inciertas como antagónicas.

Concretamente, 27,91% de los sufragios frente a 25,83%, respectivamente, entre más de siete millones de votos. Y, aunque la diferencia se mide por miles (poco más de 140.000), sus posturas económicas navegan de un extremo al otro.

José Antonio Kast: la apuesta por el neoliberalismo

Kast es un exdiputado que ha pedido no ser catalogado como el candidato de extrema derecha, aunque en varias ocasiones se haya declarado nostálgico de la dictadura de Augusto Pinochet y hasta dijo que, si existiera, habría contado con su voto.

El abogado de 55 años aboga por minimizar el papel del Estado en la economía y aumentar su eficiencia, así como disminuir el gasto público y reducir los impuestos para atraer más inversiones.

También vota por la permanencia de las administradoras privadas de fondos de pensiones, conocidas como AFP, y potenciar el libre mercado que consagró la Constitución de Pinochet, aprobada en 1980 y que ahora intentan modificar tras el estallido social de 2019.

Además, ha planteado la construcción de una “zanja” en la frontera norte del país para frenar la migración ilegal, al mejor estilo del expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, cuyas posturas van en sintonía con las del candidato más votado en la primera vuelta presidencial.

Gabriel Boric: posible giro hacia un Estado benefactor

Boric es un diputado de 35 años y abanderado de una formación de izquierdas que cuenta con el apoyo del Partido Comunista y presenta un programa radicalmente opuesto en su naturaleza política, económica y social.

El candidato proyecta un tránsito hacia una nueva matriz productiva, un aumento de impuestos para actividades no amigables con el medio ambiente y el fortalecimiento del rol del Estado para ofrecer un modelo de pensiones solidarias y un sistema de sanidad universal.

Gane quien gane las elecciones en cuatro semanas, el próximo inquilino del palacio de La Moneda tendrá que trabajar junto a un Congreso que se inclinó hacia la derecha en las elecciones que también tuvieron lugar el domingo, pero en el que hasta ahora no existen mayorías absolutas.

Con AFP, EFE, Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente