Libia: el mariscal Khalifa Haftar anunció su candidatura presidencial

·3 min de lectura

En un controvertido movimiento político, el militar quien lideró la guerra yihadista en el oriente de Libia y quien intentó tomarse por la fuerza la capital Trípoli, se lanza a la Presidencia tras una polémica ley electoral. Su postulación se suma a la de Seif al-Islam Gadafi, hijo del depuesto dictador Muamar al-Gadafi.

El militar Khalifa Haftar, conocido por su participación en la guerra civil libia se lanzó a la carrera presidencial del próximo 24 de diciembre.

Por televisión anunció su aspiración: "declaro mi candidatura para las elecciones presidenciales, no porque esté persiguiendo el poder, sino porque quiero llevar a nuestro pueblo hacia la gloria, el progreso y la prosperidad".

Haftar afirma que su llegada al poder es lo único que sacará a Libia de la crisis en la que está sumida tras diez años de un conflicto provocado por la rebelión respaldada por la OTAN que terminó con la salida y posterior muerte del presidente Muamar al-Gadafi.

Haftar es una figura divisiva en Libia, estuvo exiliado en Washington D. C., Estados Unidos, desde 1987 tras ser capturado por las fuerzas de Gadafi. Regresó a Libia cuando comenzó la revuelta en contra del mandatario.

En 2014 comenzó una campaña de liberación de los yihadistas en Bengasi, en el este libio. En 2019, respaldado por Rusia, Emiratos Árabes Unidos y Egipto, intentó asaltar Trípoli so pretexto de combatir militantes, pero fue acusado de querer imponer una dictadura militar.

La batalla en Trípoli duró un año y dejó las afueras de la capital en ruinas y Libia más dividida que nunca. En octubre de 2020 la ONU logró un alto el fuego y abrió el camino para un proceso de paz.

Un proceso electoral rodeado de criticas y temor a la influencia de Haftar

Sin un acuerdo claro sobre la base legal de las elecciones que permitieron la postulación de Haftar, las principales facciones pueden rechazar la votación.

Algunos analistas advierten sobre el potencial de intimidación por parte de los leales al militar. "Las fuerzas de Haftar han sido, con mucho, los principales perpetradores de crímenes de guerra en Libia desde 2014, y seguramente utilizarán la intimidación o algo peor para influir en las elecciones", asegura Wolfram Lacher, especialista en Libia del Instituto Alemán de Asuntos Internacionales y de Seguridad.

La elección ha sido vista como un hito en el proceso político respaldado por la ONU para volver a unir a Libia. Sin embargo, las normas no son claras y entre estas los militares pueden retirarse por tres meses del servicio para postularse a la Presidencia, medida que le abrió la puerta a Khalifa Haftar.

"Haftar afirmó en 2018 que Libia 'no estaba madura para la democracia' y en agosto pasado que sus fuerzas militares no estarían sujetas a ninguna autoridad política, civil o de otro tipo", indica Anas El Gomati, director del grupo de expertos con sede en Libia del Instituto Sadeq.

Haftar se presentó en una oficina de la junta electoral, vestido de civil y no con su acostumbrado uniforme militar. En una rueda de prensa dijo que la próxima etapa sería "difícil''. "Hago un llamado a todos los libios para que tomen la decisión correcta, una de la que no se arrepientan", añadió.

Además de Haftar, también se lanzó a la Presidencia el pasado 13 de noviembre el hijo de Muammar al-Gadafi, Seif al-Islam Gadafi, quien es buscado por la Corte Penal Internacional para que responda por presuntamente cometer crímenes de lesa humanidad.

El primer ministro interino Abdulhamid al-Dbeibah, que también puede ser candidato a presidente, pidió una nueva ley electoral

Con Reuters y AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente