Libertad bajo fianza para 15 activistas detenidos por protestas en Hong Kong

Pekín, 18 may (EFE).- Quince activistas prodemocracia en Hong Kong, entre ellos varias de las figuras más destacadas del movimiento de protesta en la ciudad, quedaron hoy en libertad bajo fianza tras comparecer ante la Justicia por su relación con las manifestaciones antigubernamentales.

Todos ellos fueron detenidos el 18 de abril y son acusados de organizar y participar en cuatro movimientos de protesta que se produjeron en agosto y octubre del año pasado pese a no haber sido autorizados por la Administración china.

En el grupo destacan el diputado Leung Yiu-chung; el magnate de los medios de comunicación Jimmy Lai, y los abogados Martin Lee y Margaret Ng, indicó la televisión pública local RTHK.

En esta primera comparecencia ante un juzgado, los quince no tuvieron que declarar y fueron puestos en libertad bajo fianza hasta el 15 de junio, fecha en la que se espera el juicio.

El diario hongkonés South China Morning Post explicó que cinco de los acusados, de los que cuatro son antiguos parlamentarios, se enfrentarán también al cargo de "incitación a la participación intencionada en asambleas desautorizadas".

Este delito se castiga en Hong Kong con una pena máxima de cinco años de prisión, por lo que, de ser declarados culpables también por esa acusación, esos cinco procesados podrían pasar más años entre rejas que los otros diez.

Uno de ellos, el exdiputado Leung Kwok-hung, aseguró antes de acceder al recinto que "lo que está en juego en este juicio son los derechos humanos en Hong Kong".

Entre los otros cargos presentados contra los quince acusados figura, por ejemplo, el de anunciar una marcha pública no autorizada, por el que pueden ser condenados a un máximo de doce meses en prisión.

Al ser preguntados en la sala si entendían las acusaciones presentadas contra ellos, algunos de los activistas mostraron su disconformidad ante lo que consideran una "persecución política".

A su salida de las dependencias judiciales, los procesados recibieron el apoyo de decenas de ciudadanos que aplaudieron y entonaron cánticos de protesta.

Las detenciomes de estos miembros del movimiento antigubernamental provocaron el rechazo de representantes de Estados Unidos, Reino Unido y de países de la Unión Europea, a lo que el Ejecutivo hongkonés respondió afirmando que se trataba de críticas irresponsables y basadas en la ignorancia.

Las protestas comenzaron como oposición a una polémica propuesta de ley de extradición -ya retirada- que, según abogados y activistas, podría haber permitido a Pekín capturar a "fugitivos" refugiados en la excolonia británica.

Estas manifestaciones movilizaron desde junio de 2019 a cientos de miles de personas y provocaron graves enfrentamientos con la policía, a la que acusaron de abuso de poder al reprimir las protestas.

No obstante, aunque los movimientos antigubernamentales se detuvieron por la pandemia de la COVID-19, la tensión ha regresado en estas últimas semanas tanto a las calles como en el Parlamento, donde hoy varios diputados opositores fueron expulsados por segunda vez en este mes.

El descontento sigue aumentando entre las fuerzas pro-Pekín y las prodemocráticas, ahora por otro proyecto de ley que, de ser aprobado, impondría penas de prisión de hasta tres años para quien no respete el himno nacional chino, una medida que ha generado polémica, protestas y temores sobre la libertad de expresión en la excolonia británica.

Los seguidores del movimiento prodemocrático ya habían avanzado que, cuando la crisis sanitaria acabara, volverían a las calles a manifestarse de nuevo, y el pasado 1 de mayo celebraron varios mítines hasta que fueron dispersados por la policía local.

(c) Agencia EFE