El liberal Mark Rutte formará gobierno en Holanda tras su clara victoria en las legislativas

Charlotte VAN OUWERKERK
·3 min de lectura

El primer ministro holandés, Mark Rutte, listo para iniciar un cuarto mandato, empezó este jueves sus negociaciones para formar una nueva coalición gubernamental, tras una clara victoria en las elecciones legislativas, marcadas por la crisis sanitaria.

En el cargo desde 2010, lo que lo convierte en uno de los dirigentes europeos con más tiempo en el puesto, Rutte y su partido liberal VVD negociarán con otras formaciones, tras haber ganado 35 de los 150 escaños de la cámara baja, dos más que los actuales, según el escrutinio del 88% de los votos.

El otro vencedor es el partido de centroizquierda proeuropeo D66, liderado por la ministra del Comercio Exterior y Cooperación para el Desarrollo, Sigrid Kaag, que obtuvo 24 diputados (+5).

Los progresistas se convierten así en el segundo partido del país, destronando al Partido por la Libertad (PVV) del diputado de extrema derecha y antiislam Geert Wilders, que pasa al tercer lugar con 17 escaños.

El partido del populista Thierry Baudet, el Foro para la Democracia, mejoró sus resultados y logró ocho escaños, contra los dos que tenía en la pasada legislatura, tras una campaña contra las restricciones por el coronavirus.

- Con los progresistas -

Rutte declaró que es "evidente" que las negociaciones para formar un gobierno de coalición se hagan con el D66 y que seguirá trabajando con el CDA (demócratacristianos) del ministro de Finanzas Wopke Hoekstra, que conquistó 15 escaños.

Estas dos formaciones ya formaban parte de la precedente coalición, obligada a dimitir en enero después de que miles de familias fueran erróneamente acusadas de fraude en los subsidios familiares. El gobierno se mantuvo para gestionar asuntos corrientes.

Rutte, que ha excluido una coalición con Wilders, se congratuló el miércoles por la noche de haber recibido "un voto masivo de confianza", tras tres días de elecciones legislativas marcadas por la crisis sanitaria.

El primer ministro admitió que "no todo ha sido bueno en estos últimos diez años", pero que ahora el objetivo clave es determinar cómo "reconstruir" el país tras la pandemia.

El nuevo gobierno tiene que encontrar la forma de salir de la crisis "para que las empresas, los teatros, los cines y los museos puedan volver a abrir" aseguró. "Tengo energía para otros diez años más", afirmó.

Apodado el primer ministro "teflón" por su capacidad para salir indemne de las crisis políticas, Rutte se convertiría en el primer ministro más longevo de la historia de Holanda si llega a mantenerse en el poder hasta fines de 2022.

Pero formar una nueva coalición puede resultar complicado ya que al VVD, D66 y CDA sumados les faltarían dos escaños para llegar a la mayoría de 76 diputados en la cámara baja, lo que significa que deberán encontrar al menos a otro socio en un paisaje político cada vez más fragmentado.

Tras el recuento de cerca del 90% de los votos, parece que la cámara baja estará compuesta por una cifra récord de 17 partidos, igualando la marca de 1918.

Según medios locales, la coalición podría recurrir a una formación de izquierda, ya que el más pequeño de los partidos de la actual coalición, la formación de centroderecha Christen Unida, podría no tener el visto bueno en el seno de D66, que desea una "sociedad más progresista y más verde".

dk-cvo/fio/me/mis