La leyenda del siglo XVI sobre la mujer que dio a luz a un gato que en Inglaterra sigue explicándose como cierta

Alfred López
·4 min de lectura

El siglo XVI fue especialmente prolífico en Inglaterra para la aparición y propagación de todo tipo de historias que tenían algún componente extraño, mágico e incluso terrorífico. Sobre todo hubo un gran auge de esas leyendas en la segunda mitad de aquel siglo, coincidiendo con la conocida como ‘Época Isabelina’ (a partir de 1558).

La leyenda del siglo XVI sobre la mujer que dio a luz a un gato que en Inglaterra sigue explicándose como cierta (imagen vía British Library)
La leyenda del siglo XVI sobre la mujer que dio a luz a un gato que en Inglaterra sigue explicándose como cierta (imagen vía British Library)

Relatos de brujería, seres malignos, espíritus e incluso hechos tan paranormales como el concebir hijos en forma de animales o monstruos se puso de moda y eran explicados oralmente de una generación a otra, habiendo llegado algunas de aquellas leyendas hasta nuestros días y que siguen compartiéndose en ciertos entornos, dándoles incluso credibilidad por muy absurdas y rocambolescas que estas sean.

Una de las leyendas de aquella época que llegaron a hacerse muy célebres y que hoy en día todavía hay quien la explica como si fuese un caso que realmente ocurrió es la historia de Agnes Bowker, una joven sirvienta que en 1569 dio a luz a una escalofriante criatura muy semejante a un gato.

El hecho de que este relato se hiciera inmensamente popular y hay quien le dé incluso credibilidad fue gracias a la gran cantidad de documentación que se generó alrededor de la misma, debido a que la historia sobre el extraño parto de Agnes Bowker fue haciéndose cada vez más grande (algo conocido como ‘efecto bola de nieve’, que cuanto más rueda más grande se hace) llegando incluso a interesar a ilustres personajes de la época que investigaron y escribieron sobre ello.

El nacimiento de aquella criatura en forma de gato, dado a luz por una humana, fue puesto en conocimiento por Elizabeth Harrison, una de las más populares comadronas de la época del condado de Leicestershire (en pleno centro geográfico de Inglaterra) que asistió el parto de Agnes Bowker, en la entonces pequeña población de Harborough, el 16 de enero de 1569.

La partera comunicó a las fuerzas vivas y autoridades del condado (entre ellas el archidiácono de Leicester) un singular hecho: la joven Agnes Bowker (de 26 años de edad) había dado a luz a un gato rojo (color asignado en la época para representar al maligno), habiendo nacido aquella criatura ya muerta.

Se inició una investigación, no encontrándose testigos directos del hecho, siendo todos los testimonios basados en lo argumentado por la comadrona y llegando al lugar del parto cuando éste ya se había producido.

Muchos fueron quienes investigaron el asunto y determinaron que se trataba de una falsedad, pero el hecho de que algunos expertos dejaran en el aire una cierta duda de credibilidad, al no poder afirmar ni desmentir, provocó que se expandiera rápidamente como si de una historia cierta se tratara.

Mucho se ha escrito sobre el tema desde hace cinco siglos y centenares los artículos de investigación publicados en los que se trataba de esclarecer lo sucedido, existiendo actualmente una más que razonable hipótesis sobre el asunto:

Parece ser que la joven Agnes Bowker tenía algún tipo de discapacidad (muy probablemente provocada por los ataques de epilepsia que padecía) y que a lo largo de su vida había sido víctima de abusos sexuales por parte de los diferentes amos para los que trabajó como sirvienta. Entre ellos un tal Hugh Brady (al que se le describe como vicioso y perverso) quien abusaría de ella repetidamente ante la excusa de ser el mejor remedio para liberarla del maligno que llevaba dentro.

Todo parece señalar que, de uno de aquellos abusos, Agnes quedó embarazada y, en el momento de dar a luz se le envió a la partera Elizabeth Harrison con el fin de que esta se deshiciera del hijo ilegitimo, urdiéndose la increíble historia de que había parido un gato.

Incluso algunas fuentes indican que la joven sirvienta estaba casada y que el hecho de dar el cambiazo la comadrona de un niño dado a luz por aquel animal habría sido para advertir del castigo divino por el acto impuro realizado.

Los visitantes a la British Library (Biblioteca Británica) pueden solicitar revisar un documento realizado en aquella época, en el ‘Manuscripts Reading Room’ (Sala de lectura de manuscritos) que se encuentra en la segunda planta y en el que hay el informe e ilustración elaborados sobre el gato que dio a luz Agnes Bowker (imagen que encabeza este post). Curiosa y sorprendentemente dicho documento está datado entre el 22 de enero y el 12 de febrero de 1568, un año antes de los hechos relatados, pero en el resto de informes y documentación relativos al asunto siempre consta el año 1569.

Fuentes de consulta e imagen: British Library / scotsman / ladyscience / historicmysteries / tudorsociety / Agnes Bowker's Cat de David Cressy

Más historias que te pueden interesar: