El Gobierno, flexible ante sus socios para enmendar la nueva Ley de Memoria Democrática

·4 min de lectura

Madrid, 14 oct (EFE).- El pleno del Congreso da este jueves luz verde a la tramitación de la Ley de Memoria Democrática una vez que las enmiendas de totalidad de PP, Vox y ERC no han logrado mayorías para salir adelante, así que con la vista puesta en las enmiendas parciales de sus socios, el Gobierno anuncia "flexibilidad" para mejorarla.

Lo ha dicho al comienzo del debate de totalidad el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, al presentar un proyecto que sustituirá a la Ley de Memoria Histórica de 2007 para "poner en el centro", ha dicho, a las víctimas de la Guerra Civil y la dictadura, de modo que el Estado asuma la responsabilidad de su reparación y, sobre todo, la recuperación de las fosas comunes de miles de represaliados.

Bolaños ha dicho que aunque el proyecto sea "flexible" para aceptar cambios, lo que no lo es el tiempo que ya se acaba para quienes todavía sueñan con recuperar los restos de sus seres queridos, toda una "obligación moral", ha recalcado, que debería guiar el voto de los grupos representados en el Congreso.

No podrá contar, a tenor del debate plenario de hoy, con los grupos de la derecha, que han defendido sus respectivas enmiendas de devolución del proyecto bajo similares argumentos.

El diputado de Vox Francisco Contreras ha dicho que comporta una nueva "división entre rojos y azules" y que quiere "cimentar en una tergiversación sectaria y maniquea la eterna supremacía moral de la izquierda" cuando la "radicalización" del PSOE en los años 30 fue, ha sentenciado, la "causa principal de la Guerra Civil".

La diputada del PP Macarena Montesinos ha coincidido en que la norma divide a los españoles "entre buenos y malos" y ha defendido el valor de la Transición frente al "totalitarismo en estado puro" de la ley, al tiempo que ha recriminado al Ejecutivo que "olvide" a las víctimas de ETA; ha anunciado que cuando gobierne, su partido "dejará sin efecto" cualquier norma sobre memoria histórica.

ERC, al creer que la ley se queda corta porque no declara ilegal el franquismo ni indemniza económicamente a las víctimas, ha presentado una enmienda con texto alternativo con estas propuestas que solo ha sido respaldada por EH-Bildu, la CUP, JxCAT y BNG.

Según su portavoz, Gabriel Rufián, el Gobierno no tiene "los bemoles" de declarar ilegal un régimen surgido de un golpe de Estado pese a que ya fue declarado fascista por la ONU en 1946; además, ha lamentado que Bolaños meta prisa a los grupos cuando han tardado 14 años en acometer esta reforma.

El debate ha permitido vislumbrar por dónde discurrirá en comisión la discusión de enmiendas parciales de los grupos, incluido el socio del PSOE en el Gobierno, Unidas Podemos.

La diputada de este grupo Martina Velarde, que sí cree "necesaria y urgente" la ley, ha dejado claro que no esperan nada de PP y Vox como "herederos ideológicos" del franquismo, y ha anunciado que Unidas Podemos presentará enmiendas para extender su aplicación hasta finales de 1982 y reclamar reparaciones económicas.

El PNV se ha opuesto igualmente a las tres enmiendas de totalidad a la espera del trámite en comisión.

Y Ciudadanos ha respaldado las de PP y Vox, que se votan juntas, porque para su diputado Guillermo Díaz el Gobierno consagra una "diferencia de trato" entre víctimas al prohibir la exaltación del franquismo mientras en otra reforma legal paralela quiere renunciar a penalizar los homenajes a etarras.

El ministro Bolaños ha hecho hincapié sin embargo en que la nueva normativa no distingue entre las víctimas que padecieron la guerra y la dictadura, para asegurar además que no pretende reabrir ninguna herida, sino "cicatrizar" las que todavía quedan, especialmente para los descendientes de los represaliados.

Ha aseverado que una democracia avanzada "no puede permitirse" los actos de enaltecimiento de violaciones de derechos humanos.

Respecto a las reclamaciones pecuniarias que defiende ERC ha recordado que en democracia ya ha habido reparación para más de 600.000 beneficiarios, con cargo a 22.000 millones de euros y cuando todavía más de 18.000 personas siguen percibiendo pensiones.

Desde el PSOE, el socialista Valentín García ha pedido a PP y Vox que se sacudan "su pecado original" porque ya es hora de que "alguna vez" condenen el franquismo en el hemiciclo, y ha afirmado que el líder popular, Pablo Casado, "siempre llega tarde a los hitos de la democracia", de modo que ha negado autoridad al PP para dar "lecciones de democracia y de Transición".

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente