Ley crea comisión para proteger la bahía de Vizcaya, un gran activo de Miami

·2 min de lectura

Miami, 4 jun (EFE).- El gobernador de Florida (EE.UU.), Ron DeSantis, firmó este viernes una ley que fortalece la coordinación para proteger la Bahía de Vizcaya, un activo ecológico, recreativo y económico clave para el sureste del estado y al que el proyecto de presupuesto estatal para 2021-2022 asigna 20 millones de dólares.

La ley -aprobada por la Cámara de Representantes y promulgada ahora por DeSantis- pide la creación de una comisión dedicada a Biscayne Bay, que deberá revisar y consolidar los programas y proyectos existentes en un plan estratégico.

Miami-Dade, el condado más poblado de Florida, con más de 2,7 millones de habitantes, es ribereño de esta inmensa bahía, que desde hace años da señales preocupantes de deterioro medioambiental.

En Biscayne Bay está el puerto de pasajeros más grande del mundo, Port Miami, un destino de navegación internacional. Y de cómo esté la salud de la barrera de coral de esta bahía depende también el buen estado de la barrera de coral de Florida, la tercera más grande del mundo.

Alrededor de Biscayne Bay y el arrecife se mueven anualmente más de 20.000 millones de dólares en protección de la costa, hábitat de pesca y oportunidades recreativas, según datos de la gobernación.

"La Comisión de la Bahía de Vizcaya encabezará los esfuerzos actuales y futuros para proteger y preservar la integridad de la bahía a medida que la población de Florida continúa creciendo ", dijo el gobernador al firmar la ley.

"Con los esfuerzos combinados de la nueva comisión, las entidades locales y la asignación de 20 millones de dólares del estado para financiar proyectos específicos, la bahía debería recuperarse exponencialmente", dijo Noah Valenstein, secretario del Departamento de Protección Ambiental de Florida.

Si bien la bahía está protegida en su totalidad por un parque nacional o una reserva acuática estatal, enfrenta factores estresantes globales, regionales y locales, que incluyen el aumento del nivel del mar, la mala calidad del agua, la pérdida de hábitat y la actividad humana.

(c) Agencia EFE