Por qué la ley sobre armas que quiere Vox es un disparate

Laura Riestra
Santiago Abascal, líder de Vox, en una comparecencia reciente. 

España se divide socialmente en dos: los españoles “de bien” y aquellos que derraman “bilis antiespañola”. Esta distinción de trazo grueso es la que plantea Vox. A poco más de un mes de que se celebren las elecciones generales,  el presidente de este partido, Santiago Abascal, quiere que los primeros puedan ir armados para protegerse. Lo que hace el líder de la ultraderecha española es transmitir una inseguridad que en España no se corresponde con la realidad. De hecho, según el último CIS, la inseguridad ciudadana es el duodécimo problema para los españoles. Solo 2 de cada 100 ven la inseguridad como problema. O lo que es lo mismo, el 69% asegura sentirse seguro.

Los datos están ahí, pero Abascal los ignora y se dedica a pedir un “cambio radical urgente en la ley” para que sus españoles “de bien” puedan “disponer de un arma en su casa” y utilizarla “en situaciones de amenaza real” para su autodefensa. Básicamente quiere que sigan su estela: él tiene una pistola Smith & Wesson, de la que asegura que no se separa. Su propuesta, vacía de contenido por otro lado, es la salvajada del día. O del mes, según se apunte.

El líder del partido de extrema derecha español quiere ver a España convertido en un país como EEUU, donde las armas son un derecho que garantiza la Constitución. Pero mirar, Abascal mira a un país más cercano que Estados Unidos: Italia, donde el ministro del Interior, Matteo Salvini, ha impulsado la “ley de legítima defensa” apoyado por, casualidades de la vida, el poderoso lobby armamentístico transalpino.

La “idea” de Abascal ha llegado después de la condena a dos años y medio de cárcel a un anciano que mató al ladrón que asaltó su casa en Tenerife. Algo parecido hizo Salvini, que mostró su apoyo a un hombre que disparó a matar a uno de los ladrones que entraron en su casa. Ambos líderes ultras defienden lo mismo: que hay que modificar la ley de tenencia de armas para poder...

Sigue leyendo en El HuffPost