Letta cierra la campaña mirando a Europa y por una Italia "democrática"

·4 min de lectura

Roma, 23 (EFE).- El líder del Partido Demócrata (PD), Enrico Letta, que aspira a lograr una improbable remontada final ante la derecha en los comicios italianos del próximo domingo, cerró hoy la campaña en Roma lanzando un fuerte mensaje a favor de Europa y por una Italia "democrática y progresista".

"Viva Europa, basta con esta narración antieuropea, lo digo y lo repito: ¡Viva Europa!", dijo Letta en su intervención en la romana Plaza del Popolo, donde quiso terminar su mensaje recordando a David Sassoli, el presidente del Parlamento Europeo fallecido en enero pasado y una de las grandes referencia del partido progresista italiano.

"La esperanza somos nosotros cuando combatimos las injusticias, cuando no levantamos muros, gracias David por lo que nos has enseñado. Viva la Italia democrática y progresista", concluyó el que puede ser el próximo líder de la oposición, que no ha logrado unir al centroizquierda y ha tenido que conformarse con aliados de poco peso.

El PD es el segundo partido en intención de voto, con un 21 % en las encuestas, mientras los ultras Hermanos de Italia (Fdi) y su líder, Giorgia Meloni, se han consolidado en cabeza con más de un 25 %, pero mientras la coalición de derecha suma en total un 45 %, la que lidera Letta no llega al 30 %.

"Es el momento de las decisiones", dijo Letta al repasar su programa, desde el medioambiente -"la derecha italiana es negacionista del cambio climático"- a la mejora de las condiciones laborales, sin olvidar los derechos y libertades, entre los que citó la nacionalidad para los menores extranjeros o la ley contra la homofobia, que con la derecha corren el riesgo de no aprobarse.

En otro guiño a Europa, donde hay temor a una victoria de Meloni, el líder del PD aseguró que había viajado a Berlín a encontrarse con el canciller alemán para "convencerlo de encontrar una solución a los precios de la energía " y que había sido criticado por la derecha porque "es obvio, ellos solo van a Budapest", en alusión a los vinculos de la derecha con Viktor Orban.

"No permitiremos que la derecha tergiverse la Constitución", prometió también, ante los temores de que con una mayoría muy amplia la derecha pueda llevar a cabo reformas de la Carta Magna, como ha anunciado.

En un plaza llena de banderas con los colores rojo, verde y blanco del PD (y de la enseña italiana), pero lejos de llenarse, el alcalde Roma, Roberto Gualtieri, fue el encargado de abrir el mitin en el mismo escenario que "hace un año nos vio ganar con un proyecto de cambio, no solo para nuestra ciudad, sino para todo el país".

"Italia se encuentra en una encrucijada y la elección está entre nosotros y Meloni. Pedimos fuerza para no hundir el país en el pasado", añadió el alcalde, mientras el exlíder del PD Nicola Zingaretti recordó que el partido resurgió "cuando todos lo daban por muerto" en 2018 y hasta el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, quiso apoyar a Letta y al PD, en un videomensaje.

"Hay que avanzar en derechos y libertades (...) hacia una respuesta socialmente justa a las consecuencias económicas de la guerra de (el presidente ruso Vladímir) Putin en Ucrania. Y todo esto (...) lo representa el Partido Democrático y Enrico Letta".

Así que "fuerza y coraje desde España para que el próximo domingo la alternativa progresista que tú, Enrico, representas, gane las elecciones en Italia", dijo el líder socialista español.

Uno de los más combativos sobre el escenario fue el ministro de Cultura, Dario Francheschini, quien dijo que la de Meloni "es un derecha extrema y peligrosa, no europea", antes de afirmar: "No pasarán, porque Italia les frenará", en la misma línea que los titulares de Trabajo, Andrea Orlando, y Sanidad, Roberto Speranza.

Entre los asistentes, Andrea, de 50 años, ha querido estar en el cierre de campaña con la esperanza de participar en la derrota de la derecha, que "representa esa Italia que debemos superar y que intenta esconder los problemas del país con chivos expiatorios", aunque en el fondo sabe que eso difícilmente sucederá, según explicó a Efe.

"Con la victoria de la derecha, Italia dará un paso atrás muy peligroso", añadió, mientras que Luciano, un veterano con muchas elecciones a sus espaldas, quería estar en la Piazza del Popolo porque "nunca como hoy hace tanta falta dar fuerza a estos partidos que han asumido una enorme responsabilidad en un momento clave para el país".

Es difícil que no gane la derecha, dice, pero espera que "no sea con unos márgenes que resulten desastrosos para el país", añadió en relación a algunas proyecciones que dicen que aunque los conservardores obtengan el 45 % de los votos, podrían copar el 70% de los escaños gracias a una ley electoral que beneficia a las grandes coaliciones.

Marta Rullán

(c) Agencia EFE