Letizia, con un vestido de gala de H&M, es la perfecta invitada en Suecia

·2 min de lectura
La reina Letizia antes de la cena de gala que los reyes de Suecia han ofrecido a los de España en el Palacio Real de Estocolmo. (Photo: EFE/JUANJO MARTÍN)
La reina Letizia antes de la cena de gala que los reyes de Suecia han ofrecido a los de España en el Palacio Real de Estocolmo. (Photo: EFE/JUANJO MARTÍN)

Este miércoles se celebraba el gran acto de la visita de Estado de los reyes a Suecia: la cena de gala ofrecida por los monarcas del país nórdico en su honor.

El Palacio Real de Estocolmo se ha engalanado como merecía la ocasión, pues era la primera vez que recibía a unos reyes tras la pandemia. Al igual que lo han hecho los invitados, recibidos por los reyes de Suecia, Carlos Gustavo y Silvia, que han estado acompañados por su heredera, la princesa Victoria, y su marido Daniel, así como su hijo pequeño, Carlos Felipe y su mujer, la princesa Sofía Cristina. Junto a ellos, el rey Felipe VI y la reina Letizia.

Realeza e invitados han derrochado glamour con sus estilismos: largos vestidos, joyas, tiaras y condecoraciones han sido protagonistas de la recepción en la que, una vez más, Letizia ha sido centro de todas las miradas.

El rey de Suecia Carlos XVI Gustavo y la reina consorte Silvia Renate Sommerlath, acompañados por Felipe y Letizia. (Photo: JUANJO MARTÍNEFE)
El rey de Suecia Carlos XVI Gustavo y la reina consorte Silvia Renate Sommerlath, acompañados por Felipe y Letizia. (Photo: JUANJO MARTÍNEFE)

La reina ha hecho gala de su elegancia luciendo un diseño de la marca low cost sueca H&M, haciendo un guiño a sus anfitriones y mostrándose como la perfecta invitada. La deslumbrante prenda forma parte de la colección primavera-verano 2020 de Conscius Exclusive, la línea sostenible de la marca.

El vestido, de color azul marino, está confeccionado con RENUTM, una especie detul brillante procedente de poliéster reciclado hecho con materias primas de tejidos usados. El diseño poco tiene que envidiar a los de alta costura: falda voluminosa con dos capas y adornada con pequeños volantes, y cuerpo entallado con transparencias.

El vestido, claro está, no es un diseño exclusivo y la princesa Victoria de Suecia también lo tiene en su armario. Lo lució en el posado oficial que realizó con motivo del décimo aniversario de su boda, aunque ella lo personalizó añadiendo unas mangas transparentes.

Letizia ha completado su estilismo luciendo la tiara más valiosa de las cuatro que atesora el joyero real: la corona de Flor de Lis. Acompañaba esta gran pieza con unos espectaculares pendientes de chatones y las pulseras gemelas de diamantes de Cartier que forman parte del lote de joyas de pasar.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente