Letizia Ortiz se hace un microlifting

La princesa de Asturias visita al cirujano un día sí y otro también. Antes de viajar a Luxemburgo para acudir a la boda de los grandes duques herederos, se puso en manos de Antonio de la Fuente para que le practicara un microlifting.

Recién entrada en los 40, a Letizia le preocupan demasiado las arrugas. Por eso, según informa `Vanitatis´, tensó ligeramente tanto la piel de su cara como la del cuello, eliminando así algunas "molestas imperfecciones".

[Relacionado: Urdangarín culpa a Letizia de sus problemas legales]

De la Fuente es el cirujano de referencia de la alta burguesía madrileña y una de sus clientas habituales es la baronessa Thyssen. Además de una clínica propia en la Milla de Oro de Madrid, es Jefe de la Unidad de Cirugía Plástica Reparadora y Estética de la Clínica Ruber Internacional.

Letizia optó por ir a la Ruber y no necesitó recuperarse del post-operatorio. La intervención a la que se sometió no era en absoluto agresiva y requirió únicamente de una "pequeña incisión a la altura de la mandíbula, que desaparece a los días".

[Y además... Letizia Ortiz estrena "morritos"]

Sin lugar a dudas, la mujer de don Felipe es la princesa heredera más operada. En 2008 su rinoplastia hizo correr ríos de tinta y Casa Real se vio obligada a comentar que necesitaba corregir "una desviación del tabique nasal". Peelings, vitaminas o inyecciones de bótox son otros tratamientos a los que recurre para ser la más guapa de las consortes. ¿No se está pasando ya?

PUBLICIDAD