La lesión de Unai Bilbao es total responsabilidad de una liga a la que sólo le interesa lo económico

Arturo Du Leon
·3 min de lectura

El pasado viernes, en el partido entre los Rayos del Necaxa y el Atlético San Luis, se vivió una escena dramática que llamó la atención. En una jugada, el jugador del equipo de Aguascalientes, Unai Bilbao, se encontraba disputando una pelota contra Nico Ibañez, cuando al caer al césped se entierra un clavo de una manta publicitaria, lesionándolo y abandonando el campo entre lágrimas. Sin duda, esto es únicamente responsabilidad de la Liga MX y de nadie más.

¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!

Mantas publicitarias por cualquier parte del campo. Anuncios que se repiten por las bandas y que en momentos llegan a entorpecer la grabación en vivo de las televisoras causando molestia y distracción en los televidentes. Esto, sin duda, es el pan de cada día en el futbol mexicano y en otras competiciones.

El presidente de la liga, Mikel Arriola, se hizo presente en sus redes sociales lamentando los sucedido y dejando en claro que se revisará el incidente para que no vuelva a ocurrir un caso de este tipo. Como bien lo dicen, hasta que el niño se cae al hoyo es cuando lo tapan. ¿Cuántas veces ya habíamos visto a jugadores resbalarse con las mantas que están en el césped, a unos centímetros de las bases de los postes? Sobre todo cuando es época de lluvia, las mantas se tornan resbaladizas y los futbolistas han caído, sólo causando el momento chusco, pero nada de seriedad.

Ahora, sólo se espera la recuperación de Unai Bilbao y que no sea de consideración. Pero algo es claro, a los de pantalón largo del futbol mexicano sólo les interesa la parte económica antes que la seguridad de los jugadores. Es necesario que se tomen medidas y comenzar a quitar publicidad, muchas veces innecesaria para el público, que, a la gran mayoría, sólo le interesa ver a su equipo en acción y pocas veces se conmueve por los anuncios publicitarios, que sólo molestan y causan daños.

Ojo ahí, Liga MX, primero debe de estar la seguridad de los trabajadores del futbol mexicano antes que los intereses económicos propios. Es ahora o nunca para que tomen medidas contundentes y no hasta que pase algo mayor. Están muy a tiempo de evitar a una desgracia peor que la de Bilbao. ¡Es momento de hacer algo!