Le llaman porque su hijo ha dado positivo al volante y su respuesta es “qué se busque la vida”

La noche no acabó como esperaba para un joven portugués que decidió cruzar la frontera para celebrar la llegada del nuevo año por todo lo alto en Galicia. Volvía a casa cuando la Guardia Civil le dio el alto y le sometió a un control. Dio positivo en alcohol. Cuando los agentes se pusieron en contacto para poner al día a su padre de lo ocurrido y de la necesidad de que enviase dinero para pagar la multa, la respuesta de este sorprendió a todos. “Qué se busque la vida, no le voy a pagar la juerga”, respondió a los efectivos de la Benemérita.

Da positivo en alcohol en un control y su padre se niega a pagar la multa y pagarle “la juerga”. (Foto: Getty Images)

Según informa El Faro de Vigo, el joven, del que no han trascendidos más datos que su nacionalidad, fue parado en un control de tráfico en Mos. Había estado de fiesta en Vigo y lo había dado todo. Hasta el punto de que de vuelta a su casa no llevaba efectivo y tampoco le queda saldo en sus tarjetas. Así que cuando la Guardia Civil lo ‘cazó’, no tenía ni un euro para pagar la multa.

La ley marca que, al tratarse de un ciudadano extranjero, la sanción ha de pagarse en el momento. Como no podía, los agentes llamaron al padre del chico, propietario del Mercedes de gama alta que conducía. La respuesta de este cuando le dijeron que debía ir a recoger al chico y pagar los 500 euros de multa fue contundente: “Qué se busque la vida, no le voy a pagar la juerga”.

Saber que si no accedía a ello tendrían que enviar el vehículo al depósito y que recuperarlo iba a costarle más no sirvió para que cediese. Les dijo a los guardias civiles que adelante y que “ya ajustaría cuentas” él con su hijo. No hubo nada que hacer ni forma de convencer al padre, que tenía claro que esa era la lección que quería dar a su vástago.

El citado diario gallego señala que el dispositivo especial con motivo de la Nochevieja se saldó en Galicia con más de 4.000 pruebas de alcoholemia y casi 200 de drogas. En ellas, 93 conductores dieron positivo a alcohol y 17 en estupefacientes.

Además, fuentes policiales han confirmado que entre los portugueses que fueron parados en los controles se dieron más casos de positivos que entre los de los españoles y que durante el tiempo que duró el despliegue especial se detectó un tráfico numeroso de ciudadanos del país vecino que cruzaron a Galicia a celebrar el Fin de Año.