Laura Ponte es un gran ejemplo de resiliencia y lo acaba de demostrar

·3 min de lectura
MADRID, SPAIN - OCTOBER 15: Laura Ponte attends the presentation of Multiópticas new communication platform for its exclusive eyewear brand MÓ on October 15, 2021 in Madrid, Spain. (Photo by David Benito/Getty Images)
Laura Ponte ha perdido un ojo pero relativiza y se mantiene positiva (Photo by David Benito/Getty Images)

La modelo Laura Ponte está siendo protagonista estos días en redes sociales debido a un incidente que le ha costado la visión de uno de sus ojos.

Laura, que en su día estudió la carrera de Ciencias Políticas en Londres poco iba a imaginar que sería modelo y menos aún que alcanzaría el prestigio que hoy todavía tiene en nuestro país. El premio ‘Look of the year’ la situó hace décadas en el mapa gracias a la agencia Elite y desde ahí despego sobre la pasarela desfilando para las mejores marcas de la industria de la moda.

En 1996 ya era la tercera modelo mejor pagada el mundo según ‘Harper’s Bazaar’ y hoy en día sigue marcando estilo pero de un modo muy personal y alejada de las pasarelas. Laura Ponte ha encontrado en Instagram un espacio propio sin directrices más allá de su propio y amplio criterio artístico.

Selfies estilosos y muchas obras de arte se encuentran con facilidad en su perfil pero, además, esta es su ventana al mundo para compartir con sus seguidores pinceladas de su vida personal. A sus 48 años Laura se está enfrentando a un problema de salud y es que, tras agujerearse la córnea, tuvo que ser operada.

Actualmente no tiene visión en el ojo y está a la espera de un transplante ocular que, según ella misma comenta, dejará para más adelante, cuando avancen las pesquisas científicas. Sin embargo, la exmodelo no ha tenido reparos en enseñar su ojo blanco y “cosidito”, como ella misma dice, en la red social.

Asegura que sus hijos dicen que está guapísima y que parece un cyborg cosa que la hace sonreír y es que, mientras muchas personas estarían encerradas en casa llorando la pérdida de la visión de un ojo, que no es ninguna tontería, Laura Ponte visibiliza su caso con una resiliencia admirable.

La capacidad de adaptación a nuevas situaciones que no siempre son favorables es un don que se trabaja con la madurez y Laura está demostrando que lo tiene muy interiorizado. De charla con ‘El Español’ la maniquí aseguró que “No me importa nada. Mis hijos dicen que parezco un cyborg y que estoy muy guapa. A mí me da igual, de verdad, tener un ojo blanquito y cosidito”.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Y, sin rodeos ni tapujos, también reveló: “Soy tuerta. Tuve un herpes muy grave que se complicó y ahora solo tengo un 20 por ciento de visión en el ojo izquierdo. Es por eso que siempre lloro cuando me hacen fotos con flash. Como también moqueo, la gente se cree que soy drogadicta. ¿Qué voy a hacer si tengo ojeras porque duermo poco, los dientes rotos porque soy bruxista, no sonrío porque llevo aparato y soy tuerta?”, ironizaba.

Evidentemente Laura tiene esperanza de recuperar la visión con el transplante pero, en caso de que no sucediese, es una mujer fuerte y lo que para muchos sería una amarga espera hasta dicho momento, para ella es una oportunidad de superación.

Yo estoy fenomenal. Esto es un mal menor, como quien dice… A ver, no es ninguna broma no ver de un ojo, pero bueno, dentro de lo que cabe… hay cosas mucho peores, de verdad”, además comenta que el ‘tratamiento’ del doctor le viene de fábula y es que le ha recomendado “llevar una vida muy tranquila, que me viene muy bien”.

Lejos de victimizarse o de querer maquillar la situación Laura Ponte se ha abierto en canal y ha explicado tanto su dolencia como la reacción de sus hijos y la suya propia al respecto. Visibilizar esto y, en su caso viviendo de su imagen, tiene mucho mérito pero la resiliencia demostrada lo supera, es un bravo por ella en toda regla.

Te puede interesar...