Las latinoamericanas toman las calles para exigir un aborto libre y seguro

·6 min de lectura

América Latina conmemoró este martes con varios actos el Día de Acción Global por un Aborto Legal y Seguro en medio de un largo camino con batallas que se dan en los estrados judiciales, en las instancias gubernamentales y también en las calles.

El aborto legal es una reivindicación histórica de los colectivos feministas de la región, en donde sólo Argentina, Cuba, Uruguay, Guyana y cuatro entidades territoriales de México (Ciudad de México y los estados de Oaxaca, Hidalgo y Veracruz) lo han despenalizado.

Por otra parte, en Colombia, Chile, Brasil, Ecuador, Paraguay, Venezuela, República Dominicana, Guatemala, Bolivia y Perú el aborto es ilegal salvo en tres causales: violación, deformación del feto o riesgo en la vida de la madre.

En Haití, Nicaragua, El Salvador y Honduras la interrupción del embarazo es totalmente ilegal, lo que acarrea penas carcelarias para la mujer que se someta al procedimiento y para el personal que lo ejecute.

Un importante paso en Chile

Una inédita moción que despenaliza el aborto hasta las 14 semanas de gestación se abrió paso este martes en Chile, donde desde 2017 se admiten las tres causales citadas, pero aún le queda un tramo muy largo y complicado por andar.

Con 75 votos a favor, 68 en contra y 2 abstenciones, la Cámara Baja ratificó una reforma al Código Penal que busca librar de sanciones a las mujeres que lleven a cabo una interrupción voluntaria del embarazo hasta cumplir el término previsto.

No obstante, a esta iniciativa, a la que se opone el Gobierno del conservador Sebastián Piñera, todavía le falta un proceso de concreción de articulado en el Legislativo que, de pasarlo, haría que el aborto no fuera punible, pero no lo garantizaría como un derecho libre y gratuito.

México, en pie

Ciudad de México y los estados de Oaxaca, Hidalgo y Veracruz son los únicos territorios mexicanos en los que el aborto es totalmente legal, pero aquellas mujeres que se manifestaron en la fecha abogan por mejores condiciones tanto sanitarias como legales, no sólo en esas cuatro regiones si no en todo el país.

Los colectivos feministas se movilizaron por el centro de Ciudad de México y, aunque tenían contemplado dirigirse al Zócalo capitalino, un grupo se desvió de la ruta original para hacer una parada en el Ángel de la Independencia, donde realizaron pintadas e intentaron derribar vallas metálicas que protegen al monumento.

En un acto que ha sido considerado como una victoria de quienes promueven la despenalización, el pasado 7 de septiembre la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declaró inconstitucional por unanimidad el castigo a la interrupción de la gravidez e invalidó el artículo 196 del Código Penal de Coahuila (norte), que imponía de uno a tres años de cárcel “a la mujer que voluntariamente practique su aborto o a la persona que le hiciere abortar con el consentimiento”.

Tres causales en El Salvador

Durante la marcha llevada a cabo en la fecha en San Salvador, las manifestantes se pronunciaron en favor de la implantación de políticas públicas de salud sexual y reproductiva y, a su vez, le hicieron un llamado al Legislativo con una propuesta de reforma al Código Penal para despenalizar el aborto, al menos en las tres causales reconocidas internacionalmente.

El artículo 133 de dicho código establece que “el que provocare un aborto con el consentimiento de la mujer o la mujer que provocare su propio aborto o consintiere que otra persona se lo practicare, serán sancionados con prisión de dos a ocho años”.

Durante la manifestación se le rindió homenaje a Beatriz, una joven ya fallecida a quien el Supremo salvadoreño le denegó el aborto y estuvo hospitalizada en San Salvador desde abril de 2013 y dio a luz a una niña mediante una operación cesárea el 3 de junio de ese mismo año. Sin embargo, la bebé murió horas después al nacer sin cerebro, una de las causas por las que ella había pedido interrumpir el embarazo, además de sus propias enfermedades.

No más obstáculos en Bolivia

En un recorrido por las calles de Santa Cruz de la Sierra, la más poblada del Bolivia, las manifestantes exigieron que se puedan llevar a cabo abortos libres y seguros o que al menos las instancias involucradas respeten las causales de interrupción del embarazo previstas por la ley.

Las integrantes de la Asociación Feminista 28 de septiembre pidieron que los “servidores públicos” dejen de poner “obstáculos” para realizar los abortos cuando están enmarcados en esas circunstancias y que sean sancionados los trabajadores que se nieguen a realizar este procedimiento.

“Nosotros queremos la despenalización del aborto, pero también que se cumplan las normas, tenemos un problema muy serio de embarazos en adolescentes que terminan en maternidades forzadas”, manifestó a Efe la representante de dicha asociación, Carmen Sanabria.

La dirigente feminista afirmó que los abortos que se llevan a cabo de forma clandestina constituyen “la tercera causa de mortalidad materna” en Bolivia.

Colombia, tras la despenalización total

La sentencia C-355 de 2006 de la Corte Constitucional colombiana despenalizó el aborto en las tres causales conocidas, pero, según consta en el más reciente informe del Fondo de Población de las Naciones Unidas publicado este martes, la misma instancia está debatiendo si declara inconstitucional el artículo 122 del Código Penal que declara la interrupción voluntaria del embarazo como un delito.

Los promotores de este cambio en la legislación colombiana desean que el aborto, más que una causa penal, sea visto como una problemática de salud pública.

“Eliminen el delito del Código Penal”, fue el grito de hoy de las mujeres ante el Palacio de Justicia de Bogotá, donde está ubicada la Corte, y siguieron cantando “yo no soy delincuente, yo no soy criminal, mi causa justa es la libertad”.

Criminalización no, grita Venezuela

Organizaciones feministas aprovecharon la conmemoración del Día de Acción Global por un Aborto Legal y Seguro para pedir a los poderes Legislativo y Judicial de Venezuela que se lleven a cabo cambios que descriminalicen la interrupción de la gestación.

“La criminalización del aborto vulnera los derechos humanos de mujeres, niñas y adolescentes a la integridad personal, a la salud, al libre desenvolvimiento de la personalidad, al derecho a no ser sometida a torturas, tratos crueles, inhumanos o degradantes, a vivir una vida libre de violencia”, dijo Laura Cano, organizadora de la llamada Ruta Verde.

En concreto, las manifestantes pidieron la eliminación de los artículos 430 (aborto procurado), 431 (aborto consentido), 433 (aborto agravado) y 434 (aborto por honor) del Código Penal y participar en la redacción de la legislación para garantizar el aborto seguro.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente