Latinoamérica enfrenta incertidumbre inflacionaria por pandemia

Matthew Malinowski

(Bloomberg) -- América Latina enfrentará meses de gran incertidumbre inflacionaria debido a que la pandemia de coronavirus está obligando a los gobiernos a revisar los métodos de recopilación de datos.

Agencias de estadísticas en toda la región están lidiando con el desafío de recabar datos de precios, ya que muchos establecimientos físicos han cerrado y los investigadores no pueden ir a terreno debido a las restricciones en el traslado de las personas. La alternativa obvia -buscar precios en línea- viene con una serie de inconvenientes, como una baja penetración del comercio electrónico en los países en desarrollo, lo que puede causar distorsiones en los datos de la inflación.

Eso “puede llevar a que leamos algunos efectos inflacionarios nulos, cuando fueron positivos”, dijo Jorge Selaive, economista jefe de Scotiabank Chile, en una entrevista radial con Pauta Bloomberg.

Más intuitiva

Si bien el problema no es exclusivo de América Latina, los cambios se producen en el momento más inoportuno, justo cuando los bancos centrales necesitan toda la información que puedan recabar para calibrar la política monetaria y las instituciones del sector privado revisan las proyecciones económicas para dar cuenta del impacto de la pandemia. También coinciden con una ola regional de flexibilización que ha llevado los costos de endeudamiento a mínimos históricos o de varios años.

“A menos que haya un período de análisis en el que la recopilación virtual y presencial de datos se ejecute en paralelo, será difícil garantizar que los precios sean comparables”, dijo Adriana Dupita, economista para América Latina de Bloomberg Economics. “Hará que la política monetaria sea más teórica e intuitiva”.

Brasil y Chile se encuentran entre los países que ahora recopilarán gran parte de sus datos de precios en línea, según declaraciones publicadas por sus oficinas de estadísticas. Argentina está evaluando alternativas a la recolección en terreno, mientras que Perú informó que no monitoreará precios de tiendas que han cerrado temporalmente.

Los gobiernos están endureciendo rápidamente las restricciones sociales en un esfuerzo por contener la propagación del virus. Argentina impuso una estricta política de cuarentena, Perú extendió hace poco las medidas de contención y, en Chile, se implementó una cuarentena para siete comunas de la capital, Santiago. Si bien el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se ha opuesto al distanciamiento social, gobernadores estatales han implementado restricciones para el comercio y el traslado.

Una serie de dificultades

Obtener datos nuevos para los costos de los servicios será particularmente difícil. Y luego, está el problema de estar seguro de que los datos recopilados se procesen a tiempo mientras los empleados trabajan de forma remota.

“Los cambios en la forma en que se recopilan los datos pueden generar más incertidumbre a corto plazo”, dijo la semana pasada a la prensa Fabio Kanczuk, director de política económica del Banco Central de Brasil, y agregó que espera cierta variación en los datos de inflación.

El Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) de Perú no intentará monitorear los precios de establecimientos no esenciales, incluidas tiendas de vestuario y agencias de viajes que estén cerradas en medio de las medidas de cuarentena, según un portavoz. Todavía espera publicar su informe mensual según lo programado el 1 de abril.

El Banco Central de Paraguay está utilizando llamadas telefónicas para completar la información reunida de forma presencial antes de una cuarentena, dijo el economista jefe del banco, Miguel Ángel Mora, por mensaje de texto. Agregó que una extensión de esas restricciones podría obstaculizar la recopilación de datos en el futuro.

El uso de internet

Sin duda, las agencias de estadísticas son conscientes de los desafíos y están trabajando para garantizar la continuidad de los datos. Funcionarios en Brasil, Chile y Uruguay dijeron que sus sondeos de precios ya incluían datos recopilados a través de internet incluso antes del brote de coronavirus.

El Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) señaló que la información para los mismos productos, marcas y modelos se buscará en el futuro. “Todas y cada una de las opciones en cuanto a métodos alternativos de recolección de datos de los precios serán previamente analizadas y validadas por el personal técnico calificado del IBGE”.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) de Chile indicó que la recopilación virtual de precios, junto con sondeos telefónicos y el desarrollo de nuevas herramientas, permitirá que continúe el trabajo incluso en medio de las restricciones en las horas de funcionamiento de las tiendas. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) de México señaló que está preparado para seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias, mientras que para Colombia seguirá funcionando como de costumbre, ya que las actuales medidas gubernamentales permiten que la mayoría de las tiendas que venden productos de la canasta de consumo permanezcan abiertas.

Nota Original:Virus Adds to Inflation Doubts at Crucial Time for Latin America

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

Subscribe now to stay ahead with the most trusted business news source.

©2020 Bloomberg L.P.