Las redes sociales nos están traumatizando más de lo que nos damos cuenta

Stephanie Barnes
·On Assignment For HuffPost
·1 min de lectura
La pandemia y las noticias negativas incesantes están creando una tormenta perfecta que puede dañar nuestro bienestar. (Photo: Getty Images)
La pandemia y las noticias negativas incesantes están creando una tormenta perfecta que puede dañar nuestro bienestar. (Photo: Getty Images)

La circulación por Internet de titulares inquietantes no es algo nuevo, pero gracias a las redes sociales estamos más expuestos que nunca a ellos.

Desde la transmisión ininterrumpida de los disturbios del Capitolio, hasta los vídeos de enfrentamientos policiales como los de Linares y las actualizaciones de los datos sobre el número de muertos y contagios del coronavirus. Estamos constantemente bombardeados con la fatalidad. Las redes sociales brindan el espacio perfecto para que todos puedan compartir la información más reciente (y desinformación), así como análisis. No hay descanso.

A fin de cuentas, creemos que podemos manejarlo porque no nos colapsamos cada vez que detectamos otra tragedia en nuestro servicio de noticias. Pero, ¿es esto una señal de que estamos bien o es realmente una indicación de que estamos sufriendo más de lo que creemos?

Según los expertos, consumir este flujo constante de información negativa puede resultar traumático.

Katie Day Good, profesora de comunicación estratégica en la Universidad de Miami asegura que las redes sociales pueden ser un arma de doble filo cuando se trata de comprender la tragedia o las crisis humanitarias. Si bien pueden ayudarnos a comprender mejor los problemas que afectan a otros e “impulsarnos a adoptar comportamientos y abogar por soluciones políticas que traigan cambios positivos”, también existe el problema de volvernos insensibles a la tragedia porque vemos gran parte de ella.

“Las redes sociales pueden desensibilizarnos ante las tragedias al presentarnos demasiada información, información sacada de contexto, información errónea o desinformación diseñada para engañar”, explica.

Dado que no siempre tenemos tiempo suficiente para digerir una historia antes de empezar con la siguiente, a veces pod...

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.