Las quitanieves están aumentando la salinidad de los lagos

La sal utilizada para las carreteras nevadas está arruinando los lagos | imagen Pixabay

En el invierno de 2015-2016 el Gobierno de España inició un plan de seguridad vial que, solo para las carreteras de La Rioja, contó con 21 máquinas quitanieves, 4.700 toneladas de sal y 110.000 litros de salmuera… Este invierno de 2016-2017, y solo para las inusuales nevadas en la región de Murcia, fueron necesarios 240.000 litros de salmuera y 1.100 toneladas de sal.

Así podríamos seguir enumerando año tras año, invierno tras invierno, regiones y regiones, para terminar sumando miles y miles de toneladas de sal que se están convirtiendo en un quebradero de cabeza medioambiental, sobre todo en países donde las nevadas son frecuentes.

Un nuevo estudio, publicado esta semana en la prestigiosa Proceeding of the National Academy of Science (PNAS), confirma que la sal utilizada en las carreteras nevadas de Estados Unidos está salinizando los lagos de agua dulce, alcanzando un punto grave de salinización en el futuro

El estudio, uno de los mayores realizados hasta el momento, investiga las tendencias del cloruro en 371 lagos de América del Norte. Los resultados se han hecho públicos en un artículo titulado de manera clara y directa: Salinizando el agua de nuestros lagos.

23 millones de toneladas de sal se esparcen anualmente en EEUU y Canadá | imagen Pixabay

Si continúan las tendencias actuales, muchos lagos de agua dulce en los Estados Unidos y Canadá serán demasiado salados para el uso humano o la vida acuática. El equipo de investigadores, perteneciente a diversos departamentos de la Universidad de Wisconsin, han estimado que la cantidad de sal que se ha utilizado en las carreteras próximas a estos 371 lagos de América del Norte (incluyendo también lagos de Canadá como el Ontario) equivale a unos 23 millones de toneladas anuales.

Si tenemos en cuenta que estas prácticas son habituales desde la década de los años ’60, el estudio no trae buenas noticias: Una cuarta parte de los lagos de toda Norteamérica tiene un riesgo muy elevado de quedar salinizados dentro de los próximos 50 años.

La sal es benigna en bajas concentraciones (menos de 10 miligramos por litro de agua) pero se vuelve perjudicial para los ecosistemas acuáticos de agua dulce a medida que se acumula con el tiempo. La sal utilizada para las carreteras no se elimina del medio sino que termina llegando, mediante aguas subterráneas, a ríos y lagos donde se acumula año tras año.

Si la salinización sigue las tendencias actuales, una buena parte de estos lagos sobrepasarán los límites de concentración salina y se convertirán en pequeños “mares muertos” en un periodo de tan solo unas décadas.

Muchos países han empezado a cambiar la sal por otros productos como el acetato de calcio y magnesio, más biodegradables y por tanto menos dañinos. Sin embargo estos compuestos son caros, por lo que la sal sigue siendo el elemento más utilizado en la mayoría de países del mundo, incluyendo España.

Referencias científicas y más información:

Hilary A. Dugan, Sarah L. Bartlett, et al. “Salting our freshwater lakes” PNAS (2017) doi:10.1073/pnas.1620211114

Grennan Milliken Road Salt is Turning North America’s Freshwater Lakes into Saltwater

 

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines