Las levaduras pueden producir combustibles de alto octanaje

Levaduras en un fermentador. Por Ginkgo100 [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html)], via Wikimedia Commons
Levaduras en un fermentador. Por Ginkgo100 [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html)], via Wikimedia Commons

Cada vez nos va quedando más claro que necesitamos encontrar una fuente sostenible de la que sacar combustible. Porque, por mucho que queramos reducir el consumo, el transporte de mercancías y personas necesita de combustible. Y la mejor manera sería sacarlo de biomasa – restos orgánicos, por ejemplo de poda o de la basura doméstica. Por desgracia no es tan sencillo.

O no lo era hasta ahora. Un artículo reciente explica cómo se podría obtener combustible de alto octanaje – como el empleado en aviones – a partir de un organismo muy común, y que nos lleva acompañando desde los inicios de la civilización: las levaduras.

[Te puede interesar: Una nueva técnica permite modificar los genes cuanto queramos]

Evidentemente, no se trata de levaduras salvajes. No se conoce ninguna especie que “fabrique” hidrocarburos de manera natural. Pero se puede modificar una ruta bioquímica, la de generación de ácidos grasos, para que se generen estos compuestos.

La idea no es muy distinta de la de fabricar cerveza, pan o vino. En estos procesos se da “de comer” glucosa a una levadura, y esta produce los compuestos que necesitamos. Que no son sólo alcohol – en el caso de vinos y cervezas – si no un conjunto de sustancias que aportan sabores y olores.

[Te puede interesar: La cerveza tiene niveles de arsénico más altos de lo esperado]

En el caso que se explica en el artículo, la idea sería emplear levaduras modificadas en un solo gen, el que contiene la información para una enzima. Se trata de la ácido graso sintasa, que en condiciones normales genera ácidos grasos – y de ahí su nombre – de cadena larga. Pero para que sea capaz de generar hidrocarburos, hay que modificar la enzima para que la cadena no se alargue en exceso, y de paso genere metilcetonas. Como la propanona de la que se obtiene el propano, otro combustible.

Y si esto fuese todo lo que han conseguido los investigadores del Instituto Chalmers, ya habría sido un logro. Pero la cosa no se queda ahí, porque al modificar la ácido graso sintasa se puede aprender mucho sobre la manera en que los organismos regulan el metabolismo de ácidos grasos, que son componentes imprescindibles para las células.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente