Imágenes microscópicas del coronavirus COVID-19 que ha desatado la alerta mundial

Por Javier Roque Martínez-. Un grupo de investigadores estadounidenses publicó recientemente algunas de las imágenes microscópicas más detalladas y a color del coronavirus, que ha causado más de 1,300 muertes y se ha convertido en una emergencia de salud pública para el mundo.

Las imágenes de la cepa del virus, bautizado como COVID-19, fueron divulgadas por el National Institute of Allergy and Infectious Diseases (Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas, NIAID) de EEUU. Para lograrlas, los científicos utilizaron microscopios electrónicos con haces de energía, lo que permitió reproducir detalladamente el virus, demasiado pequeño para el lente de un microscopio normal.

Muestra del virus, en color anaranjado, que fue extraída de un paciente en EEUU y cultivada eb el laboratorio. (Crédito: NIAID-RML)

Con el objetivo de facilitar su visualización, las imágenes fueron coloreadas digitalmente por los investigadores del Rocky Mountain Laboratories, la sección del NIAID encargada de todo el trabajo. Los puntos amarillos recogidos en las instantáneas constituyen la base del virus. Su forma de corona, más evidente en las imágenes con una mayor ampliación, es la que da nombre a esta familia de virus.

Muestras del virus que causa el COVID-19 cultivada en el laboratorio. (Crédito: NIAID-RML)

Según una nota científica del NIAID, las instantáneas actuales no difieren mucho de aquellas logradas en 2002, cuando se produjo un brote similar conocido como coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo (SARS).

También comparten muchos puntos en común con las registradas durante 2012, cuando distintos países del Medio Oriente se vieron afectados por otro patógeno de la familia coronavirus.

This scanning electron microscope image shows SARS-CoV-2 (orange)—also known as 2019-nCoV, the virus that causes COVID-19—isolated from a patient in the U.S., emerging from the surface of cells (gray) cultured in the lab. (Crédito: NIAID-RML)

Desde diciembre de 2019, cuando se detectaron los primeros casos del brote actual en la ciudad china de Wuhan, los científicos han estado cultivando muestras en laboratorio con el objetivo de encontrar una cura. Mientras tanto, los casos registrados en el país asiático ascienden a más de 63,000, incluidos 1,716 trabajadores de la salud, según NBC News.

This scanning electron microscope image shows SARS-CoV-2 (yellow)—also known as 2019-nCoV, the virus that causes COVID-19—isolated from a patient in the U.S., emerging from the surface of cells (blue/pink) cultured in the lab. (Crédito: NIAID-RML)

Alta tasa de muertes

La Comisión Nacional de Salud de China informó recientemente que el número de fallecidos hasta el momento a causa del virus es de 1,380 personas. Fuera del gigante asiático se registran otros tres fallecimientos, en Hong Kong, Filipinas y Japón, respectivamente.

A pesar de que en las últimas horas ha aumentado considerablemente el número de infectados, las autoridades de la Organización Mundial de la Salud han referido que esto no se debe a una radicalización de la enfermedad, sino a cambios en el diagnóstico de la misma.

Ahora, en vez de esperar por los resultados de laboratorio, los médicos de la provincia china de Hubei, epicentro del brote, están identificando casos de manera más rápida basados en tomografías computarizadas de los pulmones de los pacientes.

Aunque no hay forma de asegurar completamente la relación entre el estado de los pulmones y la infección del coronavirus, este método ha agilizado considerablemente las labores de atención y monitorización de familiares y demás personas cercanas a los pacientes que han dado positivos.

"Solo se puede decir: ‘creemos que es COVID-19 porque es compatible con el virus que circula y hay una epidemia aquí", dijo a NBC News el Dr. Gregory Poland, experto en enfermedades infecciosas y director del Grupo de Investigación de Vacunas de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota.

Haz clic aquí para leer más noticias sobre el coronavirus.