Las graves consecuencias para la naturaleza de dejar a un globo escaparse

Los globos de las fiestas solo pueden acabar de dos formas: una, pinchados en el suelo; dos, en libertad, surcando los cielos. Este segundo destino tiene algo de romántico, ya que nadie sabe dónde terminará y verlo irse por el horizonte tiene un cierto punto estético. Pero dejarlo a la deriva puede suponer un gran riesgo para la naturaleza. 

Esa es la denuncia de ‘Balloons Blow’, una organización que ha nacido con la intención de alertar y concienciar a la población sobre los efectos adversos de los globos perdidos. 

Los globos pueden suponer un gran riesgo para la naturaleza (Unsplash/Luca Upper)

Según esta ONG, un globo puede llegar a contaminar los lugares más remotos y convertirse en un peligroso alimento para los animales. Del mismo modo que las bolsas de supermercado pueden llegar a destrozar los estómagos de los peces y de los mamíferos acuáticos y de las aves, el plástico de estos elementos decorativos puede terminar en ese mismo destino y causando los mismos estragos.

Un globo puede quedar a expensas de los vientos, y si no hay un obstáculo que lo bloquee, puede llegar a viajar miles de kilómetros para explotar en una playa virgen o en medio del océano. Allí, los animales no saben distinguir si ese objeto que flota comida o basura. 

¿Y qué hace el plástico dentro de los estómagos de la fauna marina y las aves? Tal y como recoge la organización El Plástico Mata en su página web, millones de animales de más de 370 especies de todo el mundo comen plástico
Desde el plancton microscópico, pasando por cóndores, albatros, camellos, tortugas marinas, ballenas… Muchos de estos animales sufren una muerte agónica, ya que sus entrañas quedan atascadas por este material y son incapaces de ingerir los alimentos que necesitan para vivir.

Centenares de globos y balones recogidos en una playa de Florida (Baloons Blow)

En los últimos años se han comercializado globos con la etiqueta biodegradable, que se supone se descomponen de una manera más rápida e inane para la naturaleza. Pero según denuncia Balloons Blow, esta categoría es puro marketing y esa descomposición verde jamás se produce. Es más, según ellos los biodegradables tardan más años en desaparecer.

Así que para la próxima fiesta ya sabemos qué hay que hacer: pinchar los globos y llevar los restos a un contenedor de reciclaje de plásticos. 

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines