Las futbolistas españolas que están "demasiado empoderadas", según la Federación.

·2 min de lectura

Las jugadoras de la selección española de futbol quieren cambiar de seleccionador. Dicen que no funciona, que el ambiente en el vestuario es tóxico, que ellas tienen que reorganizarse antes de los partidos, que no las entiende como equipo ni para entrenarlas, y que cómo puede ser que no hayan pasado de la barrera de cuartos ni en el Mundial ni en la Supercopa si algunas de ellas, a título individual, están entre las mejores del mundo.

Jorge Vilda, director deportivo del fútbol femenino y seleccionador absoluto, lleva en el cargo desde 2015. Desde entonces no se ha ganado nada, no se ha pasado de ninguna eliminatoria de ningún gran campeonato. Imaginen que eso sucede en la selección masculina. ¿Cuánto habría durado un seleccionador masculino en el cargo?

Imaginen qué haría la RFEF con el seleccionador. O cuántos hubieran pasado por el cargo.

Pero, claro, resulta que las mejores futbolistas españolas se han subido a la parra y están ahora "demasiado empoderadas", según han declarado a un periodista deportivo de la COPE. Ay, que se han creído mucho esto de que pueden jugar al futbol y ser unas estrellas, que ellas no son como los hombres, ellas sólo agachar la cabeza y obedecer. Que para tomar decisiones ya están los señores que mandan.

(Photo by Angel Martinez/Getty Images)
(Photo by Angel Martinez/Getty Images)

Las futbolistas de la selección sólo quieren ganar, y están convencidas de que con Jorge Vilda, , no lo conseguirán. Lo contaba Patri Guijarro en una rueda de prensa ante todas sus compañeras. "Es un malestar general del equipo (...) lo que sentíamos todas al final de la Eurocopa (...) Tenemos un grupo que perfectamente podemos lograr grandes títulos (...) se decide trasladar un mensaje de grupo porque creemos que es importante y podemos ganar algo importante".