Las enfermedades cardíacas que heredan los hijos

·6 min de lectura
Carla Barber confesó hace unas semanas que padece una enfermedad cardíaca y que ha estado ingresada para someterse a unas pruebas médicas para saber si podría afectar a sus futuros hijos. (Instagram/@dr.carlabarber)
Carla Barber confesó hace unas semanas que padece una enfermedad cardíaca y que ha estado ingresada para someterse a unas pruebas médicas para saber si podría afectar a sus futuros hijos. (Instagram/@dr.carlabarber)

Hace unas semanas la médico estética Carla Barber compartió en redes la noticia de que sufría una enfermedad cardíaca, y que por ese motivo se había sometido a unas pruebas para saber si puede tener un bebé que no herede su enfermedad cardíaca. Una decisión que sorprendió a muchos de sus seguidores pero que los médicos aconsejan a quienes padecen problemas del corazón.

Publicación de Carla Barber en Instagram / @dr.carlabarber
Publicación de Carla Barber en Instagram / @dr.carlabarber

Hay muchos trastornos diferentes que afectan al corazón. Algunos tienen más probabilidades de ser hereditarios que otros. Las cardiopatías hereditarias pueden afectar al músculo cardíaco y a los grandes vasos arteriales y tienen en común que se deben a alteraciones genéticas. Son enfermedades muy frecuentes pues afectan a 1 de cada 400 personas de la población general.

Se presentan en distintos miembros de una misma familia y la causa es un cambio o mutación en un gen o varios que suelen heredarse de padres a hijos en el 50 por ciento de los casos, tal y como confirma el grupo de trabajo de cardiopatías familiares de la Sociedad Española de Cardiología (SEC). 

Por ello, resulta imprescindible que los parientes más cercanos se sometan a un estudio médico básico, consistente en un electrocardiograma, una ecografía y un sencillo cuestionario con el fin de conocer sus antecedentes familiares y la presencia o ausencia de síntomas previos. En caso de encontrar indicios de una cardiopatía familiar, se procedería al análisis del ADN para hallar evidencias de la mutación de dichos genes.

Hay muchas categorías de cardiopatías hereditarias, por ejemplo, las miocardiopatías, las arritmias, las disecciones y los aneurismas aórticos torácicos y la hipercolesterolemia familiar. Estas dolencias afectan a 1 de entre 250 a 300 niños nacidos vivos, y se transmiten de padres a hijos en el 50 por ciento de los casos. Más en concreto, en este grupo se incluyen las siguientes enfermedades:

  • Miocardiopatías (Hipertrófica, dilatada, restrictiva, displasia o miocardiopatía arritmogénica).

  • Canalopatías (síndrome de QT largo, síndrome de QT corto, Síndrome de Brugada o taquicardia ventricular catecolaminérgica polimórfica).

  • Otros síndromes con afectación vascular como son el síndrome de Marfan o el de Loeys-Dietz.

"En los niños, hemos de considerar las cardiopatías estructurales (miocardiopatías) y las arritmogénicas (canalopatías) como los dos grandes tipos de enfermedades hereditarias con afectación cardíaca directa", señala Iván Carabaño Aguado, médico adjunto del servicio de Pediatría del Hospital Universitario 12 de Octubre (Madrid).

Los síntomas dependen de cada persona, pero los trastornos cardiovasculares hereditarios pueden causar disnea, fatiga, dolor en el pecho, palpitaciones, desmayos, tos, náuseas o incluso muerte súbita en casos poco frecuentes. No obstante, algunas de estas afecciones pueden ser asintomáticas y la muerte súbita es el primer y único síntoma.

La mayoría de los trastornos cardíacos hereditarios se transmiten en patrones autosómicos dominantes y suelen aparecer en varias generaciones de una misma familia. Esos trastornos también pueden causar la muerte a edades tempranas por paro cardíaco o disección aórtica. Ser consciente de que hay un riesgo más elevado de desarrollar uno de estos trastornos puede contribuir a que el enfermo y sus familiares reciban la atención médica adecuada para prevenir problemas graves. Y también es muy importante para las mujeres que quieren tener hijos como la doctora canaria.

De hecho, según la Sociedad Española de Cardiología (SEC), entre el 5 y el 10 por ciento de las enfermedades cardiovasculares que se dan en nuestro país tienen un origen genético.

No obstante, hay que diferenciar entre enfermedades cardiacas como las miocardiopatías (enfermedades que afectan al músculo cardiaco y que supone un gran riesgo para deportistas) que se heredan de padres a hijos, y no podemos hacer nada que cambie el riesgo de padecerla. Como hemos señalado antes, otros ejemplos de este tipo de herencia son: alteraciones potencialmente letales del ritmo cardiaco (Síndrome de Brugada, del QT largo y del QT corto,…) y alteraciones de los vasos sanguíneos y de las válvulas (Síndrome de Marfan, Prolapso de la válvula mitral,…).

En cambio, "existe otro tipo de enfermedades, en las que lo que heredas, es una probabilidad mayor o menor de padecerla, como es el caso de las alteraciones cardiovasculares", tal y como explica el doctor Javier Cortés, cardiólogo en el Hospital Internacional Medimar de Alicante, 

La enfermedad cardiovascular es la que tiene, con mucho, una mayor prevalencia en nuestra sociedad. Por ejemplo, se sabe que los hijos de aquellas personas que han sufrido un infarto antes de los 65 años, tienen de 2 a 3 veces más posibilidades de padecer una dolencia cardiaca, cerebral o vascular. Y el riesgo va en aumento si los antecedentes son mayores.

"Un paciente joven tiene una probabilidad mayor de padecerla si en su familia hubo casos similares, en jóvenes. Consideramos que existe más riesgo de tener un infarto de miocardio si nuestro padre lo tuvo antes de los 55 años o nuestra madre antes de los 65", añade Cortés en su blog El cardiólogo en casa.

Por suerte, tal y como confirma la SEC, gracias al avance de la genética cardiovascular, hoy en día se pueden diagnosticar hasta 50 por ciento de las cardiopatías hereditarias que propician un episodio de muerte súbita de jóvenes. 

Por eso, si tienes antecedentes en tu árbol genealógico, debes acudir al cardiólogo para que estudie tu caso concreto y tener más precaución de lo normal para prevenir estos casos durante tu vida. No se trata de despertar las alarmas ni de incurrir en la paranoía, pero si revisamos nuestros antecedentes familiares relacionados con la salud, obtendremos una información muy valiosa que nos permitirá minimizar el riesgo de padecer un problema de corazón.

Lo que debes tener claro es que existen enfermedades cardiacas que son heredadas y no puedes hacer nada para prevenirlas, aunque sí para tratarlas. Luego existen otras que, a pesar de tener una mayor predisposición genética de padecerlas, sí podemos actuar para intentar prevenirlas. ¿Cómo? Aplicando ciertas medidas protectoras. 

Lo ideal es no abusar de las bebidas alcohólicas y eliminar el tabaco por completo, porque genera daños irreversibles en los vasos sanguíneos del corazón, el cerebro y las extremidades. También puedes disminuir la ingesta de carnes rojas, embutidos y lácteos que tengan una gran cantidad de grasas saturadas y colesterol.

Recuerda que la grasa suele cubrir parcial o totalmente las arterias y, de esta forma, el bombeo sanguíneo se ve afectado en todo el cuerpo. Por eso es preferible que utilices el aceite de oliva al momento de cocinar y que no añadas mucha sal ni azúcar en tus preparaciones. Por otro lado, es importante controlar tus niveles de colesterol, glucosa y presión arterial.

También conviene dedicar, por lo menos, 150 minutos semanales a alguna actividad física de intensidad moderada (caminar rápido es suficiente). Las personas que hacen ejercicio frecuente tienen un riesgo menor de sufrir enfermedades cardiovasculares y problemas de hipertensión y colesterol. 

Ahora ya sabes, si en tu familia hay antecedentes de enfermedades cardíacas, debes tener mucho más cuidado y empezar a cambiar tu estilo de vida, si es que aún no has hecho. De todas formas, si no tienes ningún precedente, también debes cuidar tu corazón; como todos los músculos, debes ejercitarlo y protegerlo con más responsabilidad.

Más historias que te pueden interesar:

La prueba de la escalera: una forma fácil de comprobar la salud del corazón

Leche entera, los beneficios para el corazón que no se conocían

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente