Las dramáticas y conmovedoras imágenes de los heroicos rescatistas del 9/11

Hace 18 años, los devastadores atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 literalmente alteraron la historia de Estados Unidos y, en buena medida, también las relaciones internacionales a escala global.

Un bombero cubierto en ceniza luego de trabajar en labores de rescate en las colapsadas Torres Gemelas de Nueva York, el 11 de septiembre de 2001. (Thomas Monaster/NY Daily News Archive via Getty Images)

Para los estadounidenses el 9/11 fue una tragedia mayúscula que enlutó al país y lo marcó hondamente. Las historias de muerte y heroísmo, de luto y renacimiento, que se dieron luego de los ataques con tres aviones de pasajeros que derrumbaron las Torres Gemelas de Nueva York y dañaron el Pentágono en Washington DC, más la caída de un cuarto avión en Pennsylvania, han sido profundamente emotivas e influyentes.

Bomberos avanzan hacia las Torres Gemelas de Nueva York en el momento del colapso de una de ellas, el 11 de septiembre de 2001. (Jose Jimenez/Primera Hora/Getty Images)
Un bombero escapa de la nube de escombros provocada por el colapso de las Torres Gemelas de Nueva York, el 11 de septiembre de 2011. (Jose Jimenez/Primera Hora/Getty Images)
Materiales tóxicos y cancerígenos se esparcieron por amplias zonas de Nueva York tras el colapso de las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2011. Rescatistas que laboraron allí fueron severamente afectados por ello. (Jose Jimenez/Primera Hora/Getty Images)

Las imágenes de los primeros momentos de horror tras el choque de los aviones en las Torres Gemelas, y el trabajo frenético y heroico de bomberos, policías, enfermeros, rescatistas y personas comunes para evacuar y rescatar a tantas personas como fue posible del sitio del desastre muestran la solidaridad, la valentía y el honor de quienes en ello participaron.

El policía Mike Brennan ayuda a una mujer en el área cercana a las devastadas Torres Gemelas de Nueva York, el 11 de septiembre de 2001. (Corey Sipkin/NY Daily News Archive via Getty Images)
Bomberos de Nueva York transportan a un camarada herido tras el colapso de las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001. (Matt Moyer/Corbis via Getty Images)
La magnitud del desastre provocado por los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 fue inmensa; el valor de los rescatistas, bomberos, policías, enfermeros y otras personas que llegaron allí a salvar vidas fue mayúsculo y heroico. (Matt Moyer/Corbis via Getty Images)

Su esfuerzo fue enaltecedor y la nación mucho les debe. Varios de ellos cayeron en servicio cuando las Torres Gemelas se desplomaron. El monumento en memoria de las víctimas del 9/11 en Nueva York recoge los nombres de 441 rescatistas que fallecieron cumpliendo su deber.

Bomberos cerca del área de la devastación en lo que fueron las Torres Gemelas de Nueva York, el 11 de septiembre de 2001. (Matt Moyer/Corbis via Getty Images)
Rescatistas se ayudan entre sí para resistir y continuar sus labores en lo que fueron las Torres Gemelas de Nueva York, el 11 de septiembre de 2001. (Matt Moyer/Corbis via Getty Images)
Un bombero de Nueva York toma un breve respirp en las tareas de rescate tras el atentado terrorista del 11 de septiembre de 2001. (Matt Moyer/Corbis via Getty Images)

Y a muchos de ellos aún no se les ha hecho apropiada justicia luego de que su exposición a las devastadoras condiciones del lugar les provocó severos trastornos psicológicos y graves enfermedades.

Los bomberos Todd Heaney y Frankie DiLeo ayudan a un camarada herido en el área devastada por los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York. (Todd Maisel/NY Daily News Archive via Getty Images)
Bomberos continuaron trabajando, junto con muchas otras personas, en la zona de desastre en Nueva York muchos días después del 11 de septiembre de 2001. (Matt Moyer/Corbis via Getty Images)
Un memorial en homenaje a bomberos caídos en cumplimiento del deber el 11 de septiembre de 2001 en Nueva York. (Matt Moyer/Corbis via Getty Images)

Cerca de 10,000 personas que estuvieron expuestas a los escombros de las Torres Gemelas y el Pentágono han desarrollado cáncer y muchas miles más han sufrido problemas respiratorios y enfermedades mentales por ello, de acuerdo cifras de la Escuela de Medicina Icahn del Hospital Monte Sinaí, en Nueva York.

Las cenizas de James Coyle, bombero caído al trabajar en el rescate de personas en las Torres Gemelas de Nueva York el 11 de septiembre de 2001, reciben un homenaje público. (Todd Maisel/NY Daily News Archive via Getty Images)
El capitán de bomberos Scott Quintana sufre de leucemia, enfermedad que se le desarrolló a causa de la exposición a sustancias tóxicas al trabajar en la zona de desastre de las Torres Gemelas de Nueva York en septiembre de 2001. (AP Photo/Susan Walsh)
El funeral del policía Luis Álvarez, fallecido tras sufrir un cáncer colorrectal provocado por la exposición a toxinas que sufrió cuando sirvió en la zona de desastre de las Torres Gemelas de Nueva York en 2201. (Spencer Platt/Getty Images)

Los atentados del 11 de septiembre de 2001 marcaron un punzante giro de Washington bajo la bandera de la guerra contra el terrorismo, en especial contra el de corte islamista, que desató las invasiones de Afganistán e Irak, un rudo giro en la política interna de Estados Unidos para privilegiar las cuestiones de seguridad y vigilancia (incluso a contrapelo de las libertades y derechos) y un enfoque de la diplomacia estadounidense profundamente cargada de un énfasis en la confrontación de los grupos terroristas y los estados que los albergan y el alejamiento de los mecanismos multilaterales en beneficio de acciones directamente vinculadas a la acción e interés de Estados Unidos.

El heroísmo de los rescatistas que sirvieron en la zona de desastre de las Torres Gemelas tras el atentado del 11 de septiembre de 2001 fue sustantivo y salvó muchas vidas. (AP Photo/Stan Honda, Pool, File)
Los nombres de los policías, bomberos, enfermeros y otros rescatistas caídos a causa del atentado terroista del 11 de septiembre de 2001 y sus secuelas están grabados en el monumento en memoria de las víctimas de ese ataque en Nueva York. (Spencer Platt/Getty Images)

Pero para quienes vivieron directamente los atentados en Nueva York y Washington, y para los rescatistas que lucharon para evacuar del lugar antes del derrumbe de las Torres y luego rescatar sobrevivientes de los escombros, los efectos son personales, íntimos y los seguirán por toda la vida.

Su ejemplo de valor, entrega y heroísmo es una de las mayores páginas de la historia estadounidense.