1 / 12

París (Francia)

Todos los vehículos llevan una pegatina ambiental en función de sus emisiones, prohibiendo la circulación por la ciudad a los más viejos. La zona de bajas emisiones (ZFE) cubre casi toda la ciudad y el objetivo es que en 2030 solo circulen por ella los coches nuevos. Finalmente, el plan París Respira cierra a los vehículos gran parte del centro los fines de semana.

Foto: AP Photo/Michel Euler

Las ciudades europeas que prohíben los coches en el centro y en las que Madrid no se quiere fijar

José Luis Martínez Almeida llegó a la alcaldía de Madrid con la propuesta de desmantelar Madrid Central, la zona de bajas emisiones creada por su antecesora en el cargo, Manuela Carmena. La Justicia impidió al político del PP llevar a cabo su proyecto, pero desde entonces ha intentado relajar las restricciones para acceder al centro en coche.

Su último gran anuncio ha sido Madrid 360, que va a permitir que algunos vehículos vetados por el anterior Consistorio puedan volver a circular por la almendra central. Concretamente serán los vehículos con etiqueta C y más de dos ocupantes. Además, las tarifas de aparcamiento serán más baratas para los coches menos contaminantes y se permitirá el acceso en un horario más amplio a las motos.

Unas decisiones que contrastan con el modelo ambiental que se está implantando en otras ciudades europeas, donde cada vez hay más restricciones para el uso del coche en el centro urbano. Localidades en Francia, Alemania, Italia o Dinamarca apuestan cada vez más por las urbes cero emisiones.

Relacionado: Indignación en las redes tras la vuelta a los atascos por el fin de las multas en Madrid Central