Las cinco formas más extrañas y horribles de morir, según los científicos

La mayoría de nosotros temblamos al pensar en la posibilidad de morir en un accidente aéreo o al caer de un edificio alto, pero en realidad estas son formas bastante fáciles de pasar al otro mundo.

¿Qué pasaría si metieras la mano en los haces de partículas del Gran Colisionador de Hadrones?

Dos científicos del Exploratorium de San Francisco han pasado varios años analizado algunas de las formas más extrañas y horripilantes de morir.

Paul Doherty y Cody Cassidy revelaron los horribles detalles de estas muertes en una sesión de preguntas y respuestas en Reddit esta semana.

Ser digerido por la “flor mocosa comedora de huesos” de la fosa de las Marianas

¿Qué podría sucederte en el lugar más profundo de la Tierra, en el fondo de la fosa de las Marianas?

Doherty nos lo explica: “Afortunadamente, la mayor parte de tu cuerpo es agua, y el agua es incompresible. Así que conservarías tu forma humana”.

“Sin embargo, los espacios de aire dentro de ti, como la cavidad nasal, la garganta y el pecho, serían un problema”.

“Estos colapsarían internamente porque no tendrías aire, por lo que no flotarías a la superficie y probablemente permanecerías en el fondo hasta ser consumido por la flor mocosa comedora de huesos, que suele alimentarse de los huesos de ballena, pero de seguro haría una excepción contigo”.

Caer dentro de una estrella de neutrones

Básicamente, una estrella de neutrones es el núcleo de una gran estrella que ha colapsado, se trata de un objeto pequeño y denso de pocos kilómetros de extensión pero con una masa superior a la del Sol.

Entonces, ¿qué pasaría si cayeras en una?

Doherty nos lo cuenta: “Probablemente morirías debido a la radiación que emite la estrella de neutrones cuando entra materia en su núcleo, incluso estando a un kilómetro y medio de distancia”.

Además, la gravedad y el magnetismo también te afectarían, advirtió Doherty.

“Esto significa que si tu cabeza está apuntando hacia la estrella de neutrones, será atraída hacia la estrella con más fuerza que tus pies y esa fuerza de marea te desgarraría”.

Las estrellas de neutrones también tienen una gran fuerza magnética, miles de millones de veces más fuerte que cualquier imán en la Tierra.

“En un espacio con una fuerza magnética de esa índole tus átomos se deformarían en cilindros muy delgados y los enlaces entre los átomos que forman las moléculas de tu cuerpo se romperían”.

Caer de un ascensor y que tus órganos salgan del cuerpo

Una de las cosas que se convierte en tema de conversación después de haber bebido unas cuantas copas es: ¿cuál es la mejor estrategia para sobrevivir a la caída de un ascensor?

Doherty tiene la respuesta: acostarse en el suelo ya que “acostarse de espaldas es la mejor manera de extender uniformemente la fuerza G a través de todo tu cuerpo”.

Lo peor que puedes hacer es mantenerte de pie ya que existe el riesgo de que tus órganos sigan desplazándose hacia abajo, incluso si tu cuerpo se detiene.

Sería un desastre, afirmó Doherty.

Poner tu mano dentro del haz de partículas del Gran Colisionador de Hadrones

¿Cómo sabemos lo que te podría suceder si colocas tu mano en el haz de un acelerador de partículas?

Simple, porque alguien ya lo ha hecho.

El científico soviético Anatoli Bugorski se golpeó la cabeza con el haz de un acelerador de partículas en 1978, mientras comprobaba que el equipo estaba funcionando.

“El acelerador con el que se accidentó Bugorski era 100 veces menos potente que el Gran Colisionador de Hadrones, y fue solo un pulso, mientras que el Gran Colisionador de Hadrones trabaja como una ametralladora”, comentó el doctor Doherty.

“El haz paralizó una parte del rostro de Anatoli Bugorki. Como resultado, ahora, muchos años más tarde, una parte de su rostro es tersa y sin arrugas mientras que la otra parte parece haber envejecido décadas.

“Bugorski casi murió por intoxicación debido a la radiación, por lo que creemos que un accidente en el Gran Colisionador de Hadrones sería letal”.

Caer al centro de la Tierra

A los niños les fascina la idea, pero ¿qué pasaría si cayeras directamente al centro de la Tierra?

Lamentablemente, el resultado sería mucho más espantoso que en los libros infantiles.

Doherty explicó: “La presión y densidad del aire se duplica cada 4.572 metros de profundidad, aproximadamente cada 4,8 kilómetros, así que después de duplicarse 10 veces a 4.572 metros y llegar a los 48 kilómetros, el aire se vuelve tan denso como el agua y no puedes caer más”.

“Además, el centro de la tierra es más caliente que la superficie del Sol, por lo que te cocinarías. Necesitarías contar con un traje refrigerado y bien aislado, algo imposible”.

Rob Waugh
Yahoo Noticias, UK

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines