Las bacterias ayudan a crecer al cáncer de pulmón

Si existen un tumor de pulmón, tratar al paciente con antibióticos – la imagen de la derecha – reduce el tamaño de los tumores. Crédito: Chengcheng Jin

Uno de los cánceres más mortales en humanos es el de pulmón. Curiosamente, un gran número de pacientes – en torno al 70% – con este tipo de cáncer también desarrolla infecciones bacterianas. Y según un artículo reciente, ambos factores están relacionados: los tumores se aprovechan de las condiciones que se generan en el pulmón cuando hay infecciones para crecer.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores diseñaron un experimento en el que comparaban el crecimiento de tumores en ratones que crecían en dos ambientes distintos. El primer grupo lo hacía en condiciones normales, y el segundo en uno donde no había bacterias. Y las diferencias eran notables.

[Te puede interesar: Luchando contra la extinción de un árbol anticancerígeno]

Tanto, que pudieron incluso determinar el mecanismo molecular por el que esto ocurre. Las infecciones en el pulmón provocan una reacción del sistema inmune, como cualquier infección. Y lo primero que ocurre es una inflamación de la zona afectada.

Se trata de un mecanismo de defensa muy común. Sirve al mismo tiempo para mantener contenida una infección, y como método de señalización, para indicarle a otras células del sistema inmune dónde deben acudir y actuar.

Cuando se da la inflamación, el tumor lo aprovecha para crecer. Ciertos compuestos que provocan la inflamación ayudan a que el tumor crezca y se desarrolle. Pero también ayuda a que el sistema inmune pase por alto los tumores, ya que está ocupado en otras cosas.

¿Cómo logra el tumor que crezcan las bacterias? Eso es lo que no está tan claro. Parece que tiene que ver con la obstrucción de las vías respiratorias. Al comenzar a crecer, los tumores dificultan la entrada de aire a las zonas que han invadido, con lo que las bacterias no se “limpian” y comienzan a crecer, provocando la infección, y con ella la inflamación.

[Te puede interesar: Un nuevo medicamento cura la leucemia… a la mitad de las ratas]

Pero es únicamente una hipótesis, que tendrá que ser comprobada. Lo que no es una hipótesis, sino que se ha demostrado de manera muy clara, es que tratar la infección ayuda a reducir los tumores. Cuando se empleaban antibióticos en los ratones con cáncer de pulmón, estos disminuían hasta un 50% en tamaño.

Así que este estudio ofrece una posibilidad más para controlar el crecimiento del tumor, al menos durante el tiempo necesario para pararlo y poder tratarlo quirúrgicamente. Aún queda trabajo por hacer, pero este tipo de artículos siempre son buenas noticias.