Las administraciones de lotería que más te hacen soñar

La suerte es caprichosa y se posa aleatoriamente allá donde menos te lo esperas, pero existen algunas administraciones que tienen fama de ser tocadas por el hada de la fortuna más a menudo que el resto.

Hay administraciones de lotería que se han hecho populares gracias a la cantidad de premios que han repartido a lo largo de su historia, otras por el propio carisma y popularidad del propietario, también podemos encontrarnos con algunas que se han convertido en toda una institución en la población y/o lugar en el que están ubicadas.

[Relacionado: Sigue toda la actualidad de la Lotería Nacional]

Sea como fuere, en lo largo y ancho de todo el país hay un buen puñado de establecimientos que despachan lotería cuya fama traspasa fronteras. A continuación os traemos unos pocos ejemplos de las más famosas.

Doña Manolita

Según su página web la administración más importante, que más premios reparte y con más solera de España, símbolo de la ciudad de Madrid. Fue creada por Manolita de Pablo (junto a sus hermanas) en 1904 en la calle San Bernardo, en 1931 instauró su administración en la Gran Vía 31 donde permaneció 80 años, hasta el 2011, que se trasladó a la actual calle del Carmen 22. Gracias a sus frecuentes premios, principalmente a estudiantes de la vecina universidad en sus inicios, consiguió fama mundial llegando a ser mencionada en dos canciones (“Mañana Sale” interpretada por Concha Piquer y “A la sombra de un León” por Ana Belén).

La Bruixa d’Or

Es la más mediática de las administraciones y fue pionera en comenzar a vender a través de internet, lo que le proporcionó una gran difusión. Se encuentra situada en el popular pueblo de Sort (Suerte, en castellano) en la provincia de Lleida.

Fue fundada en 1986 por Xavier Gabriel y antes de ser La Bruixa d’Or (La Bruja de Oro) fue conocida como "Stop" o "l’Estel", en 1996 una pequeña estatua  inspiró la actual marca de La Bruja.

En 1994 repartió su primer premio importante y nació su leyenda, fue el premio gordo de la lotería de "El Niño", tuvo que pasar casi una década hasta que en el 2003 diera su primer gordo de Navidad.

Lotería Valdés

Fue fundada por el deportista Miquel Valdés i Padró. Situada en la Rambla de las flores de Barcelona desde 1905 consiguió estrenarse pronto en el reparto de premios, ya que tan solo un año más tarde, en las Navidades del 1906 repartió el segundo premio. Repitió segundo premio en  1921, pero para el primero aun tendría que esperar hasta 1935, el primer Gordo de su historia premiado con 15.000.000 de pesetas

El Gato Negro

Varias administraciones en la geografía española han escogido este nombre para su establecimiento, ya que de todos es conocido la vinculación de los gatos con la suerte, algunos opinan que con la buena (en Egipto los consideraban animales sagrados) y otros con la mala (vinculados a la brujería y malas artes). En la calle Alcalá de Madrid se ubica la regentada por Paloma Casteleiro; la de Sevilla fue fundada en 1933 por la familia Arias y desafía a los supersticiosos, ya que es la Administración número 13 y en Barcelona, encontramos la regentada por Doña Ernestina Baró desde 1912  y emplazada en la calle Pelai 40 desde 1932, donde todavía permanece. Alcanzó la fama en la década de los años 60 por los importantes premios repartidos, viéndose favorecida por grandes premios en la Navidad del 2003,2004 y 2010 y por el sorteo del Niño en 2004.

Loteria Ormaechea

Esta administración bilbaína presume de haber repartido Seis grandes premios en los sorteos de Navidad y más de cien Gordos. Tiene como mascota un escarabajo obra del reconocido ilustrador Antonio Fernández-Coca e inspirado en el descubrimiento de una nueva especie de escarabajo en los bosques del País Vasco.

Fundada por Concepción Ormaechea, hace casi 70 años en la calle Ribera del casco viejo Bilbaíno.

Otras administraciones muy conocidas son La Favorita en Oviedo, La ranita de oro en Córdoba, Lotería Bello en Valencia, Lotería Sagasta (más conocida como “Los Millones”) en Sevilla y El doblón de Oro en la mismísima Puerta del Sol de Madrid.

PUBLICIDAD