Lara Lugli, abanderada del "derecho a la maternidad" de las deportistas

·4 min de lectura

Cuando se quedó embarazada en 2019, Lara Lugli era consciente que eso supondría el final de su contrato con su club, pero esta jugadora de voleibol italiana estaba lejos de imaginar que se iba a convertir en una abanderada de la lucha de las deportistas por defender su "derecho a la maternidad".

"Espero haber abierto la vía al cambio", aseguró a la AFP esta mujer que hace dos años puso fin a su carrera deportiva después de haber jugado en numerosos clubes, de la 1ª a la 3ª categoría, durante más de 20 años.

En marzo pasado, esta enérgica morena de 41 años, que ha vuelto a vivir a su ciudad natal de Carpi (en Emilia-Romaña) y se ha reconvertido laboralmente en el sector de los seguros, desveló el conflicto que le oponía a su antiguo club.

El Volley Pordenone rechazaba pagarle sus últimos salarios (2.500 euros -3.000 dólares- según ella) al estimar el club, entonces en segunda división, que había sido penalizado por el embarazo de su capitana.

En un mensaje en Facebook, en la víspera del Día Internacional de la Mujer, Lara Lugli explicó cómo su contrato quedó interrumpido en marzo de 2019 después de quedarse embarazada, tal como preveía una cláusula del acuerdo. Después sufrió un aborto, pero ya no regresó a las pistas.

La sorpresa fue que cuando reclamó a la justicia el pago de su último salario, recibió una citación para comparecer ante un juez: su club le reprochaba las consecuencias financieras de su marcha, con la renuncia de un patrocinador por los malos resultados.

- "Ofensa para la atleta" -

Lara Lugli explota en las redes sociales: "Una mujer, cuando queda embarazada, no puede suponer daño de ningún tipo".

El mensaje emociona a Italia, algunas futbolistas se colocan la pelota debajo de la camiseta como homenaje, y se abre el debate sobre los derechos de las deportistas.

"Me esperaba tener algo de eco en el mundo del voleibol, pero no todo esto. Muchas chicas se pusieron en contacto conmigo, a las que les había ocurrido lo mismo, para darme las gracias", explicó Lugli.

Escribir el mensaje, con el apoyo de su pareja, también jugador de voleibol, no fue sin embargo simple para esta mujer, temerosa de desvelar su vida privada. "Los días anteriores, vi en los escaparates frases de mujeres célebres con ocasión del Día Internacional de la Mujer. Frases de Isabel II o de Rita Levi-Montalcini (premio Nobel)... Ellas me inspiraron".

La exdeportista niega que se tratase de una cuestión de dinero: "Se insinuó (por el club) que yo había programado este embarazo y que habría querido, no sé cómo, aprovecharme... Es una ofensa para la atleta, no solo para la mujer".

Tanto dirigentes deportivos como responsables políticos se han posicionado desde entonces a favor de la causa: "No deberían nunca más reproducirse casos como el de Lara Lugli, que recuerdan periodos sombríos de la historia del trabajo", exigió la subsecretaría de Deportes (y varias veces medallista olímpica de esgrima) Valentina Vezzali.

- "Práctica indigna" -

Pese a los apoyos recibidos por parte de dirigentes, la exjugadora de voleibol no ha querido pecar de ingenua: "Si realmente mi historia les ha sorprendido, no deberían haberlo sido porque son cosas que deberían conocer: cualquier deportista, incluso de la Serie A, tiene este tipo de contratos".

La asociación de defensa de deportistas Assist confirma que su caso "no es único y no solo afecta al voleibol, pero pone en evidencia una práctica indigna".

En Italia, solo cuatro deportes masculinos benefician del estatuto profesional (fútbol, baloncesto, ciclismo y golf). El resto de disciplinas, y todo el deporte femenino, están consideradas como amateurs y no se rigen por el derecho laboral, explica la asociación.

"Esto debe cambiar... Entrenarse todos los días y jugar el fin de semana, eso es profesionalismo", reivindica Lara Lugli.

Para ella, el conflicto acabó bien, ya que su antiguo club le pagó el salario reclamado y retiró la citación judicial, pocos días antes de la audiencia prevista esta semana.

Pero también ha conseguido que la Federación de Voleibol cree una comisión para proteger a las deportistas y haya anunciado la creación de un fondo para apoyar el "derecho a la maternidad".

Lara Lugli "entendió que su batalla era por todas", destacó a la AFP la presidenta de Assist Luisa Rizzitelli. "Ha conseguido, como nunca antes, dar voz a una pelea que llevamos desde hace años".

alu/fbr/aco/dif/mcd/iga