Lambán aborda con los afectados incorporar las crecidas del Ebro como algo normal

·2 min de lectura

Zaragoza, 13 ene (EFE).- Incorporar las crecidas del Ebro como algo "normal" que va a continuar ocurriendo y a lo que hay que buscar soluciones que eviten inundaciones en los cascos históricos, además de cambios en los cultivos, son algunos de los aspectos que este jueves ha abordado el presidente de Aragón, Javier Lambán, con los alcaldes ribereños.

Un encuentro al que han asistido, además del consejero de Agricultura, Joaquín Olona; la delegada del Gobierno, Rosa Serrano; la presidenta de la CHE, Dolores Pascual; los alcaldes de veintiséis municipios; el presidente de la Federación Aragonesa de Municipios, Comarcas y Provincias (FAMCP), Luis Zubieta, y representantes del Ayuntamiento.

Lambán, en declaraciones previas a los medios, ha dicho que pretendía ser una reunión "proactiva", en la que además de dar explicaciones por parte de las administraciones, los afectados expusieran sus propuestas frente a las riadas del Ebro.

La postura del presidente de Aragón, según ha apuntado a los medios, es incorporar las avenidas a la planificación hidrológica "como algo normal que va a seguir ocurriendo" y "como acontecimientos singulares y trágicos a los que hay que dar respuestas singulares y trágicas" con las administraciones y la complicidad de los agricultores.

En este sentido, la administración plantea, mediante subvenciones, el cambio de los cultivos tradicionales por leñosos y otras especies resistentes y continuar con la limpieza del río, actuaciones gracias a las que, ha vuelto a recordar, se ha evitado que la avenida extraordinaria de diciembre tuviera consecuencias más importantes.

La compra de los terrenos inundables a medio plazo es otra de las soluciones que, sin embargo, Lambán reconoce que no es sencilla ni económica, una reflexión que ya se ha trasladado al Gobierno de España, si bien ha advertido de que "no se trata de privar de su medio de vida a los agricultores", sino de "evitar los sustos de estas avenidas".

A corto plazo, el objetivo del Gobierno de Aragón es reparar los daños en infraestructuras y defensas hidráulicas con el fin de llegar a la primavera, periodo en el que se suelen producir las crecidas, "lo mejor posible", y abordar las indemnizaciones a los afectados por la última avenida extraordinaria del Ebro, que inundó 13.495 hectáreas, 11.339 ocupadas por cultivos, y de las resultaron afectadas 4.687 hectáreas.

De las hectáreas afectadas, 4.500 están cubiertas por Agroseguro y por eso, Lambán ha recordado el compromiso de Olona, tras el paso de la avenida extraordinaria, de que a la cobertura de daños que no llegue Agroseguro tratará de llegar el Gobierno de Aragón, si bien ha informado de que todavía no se han evaluado los daños, dado que un mes después acaba de producirse otra crecida ordinaria del río.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente