Lágrimas azules, un efecto bioluminiscente precioso pero tóxico

Lágrimas azules en el Mar Oriental de China, bonitas pero tóxicas. (Crédito imagen WanRu Chen/Getty).
Lágrimas azules en el Mar Oriental de China, bonitas pero tóxicas. (Crédito imagen WanRu Chen/Getty).

El fenómeno lleva años fascinándome, de hecho hace ya una década que hablé por primera vez sobre las mareas azules causadas por los dinoflagelados, que son unos microorganismos unicelulares que forman parte del fitoplancton. Algunas de las especies que conforman este grupo de protistas pueden emitir luz a través de la bioluminiscencia.

La preciosa imagen que veis sobre estas líneas, obra del investigador Wan-Ru Chen (Universidad Nacional de Taiwán) muestra las así llamadas “lágrimas azules” en el Mar de la China Oriental. En las noches verano, las aguas que rodean las Islas Matsu (Taiwán) reciben miles de visitas de turistas de toda China, deseosos de observar este fenómeno, al que encuentran terriblemente romántico.

Puede serlo, el paisaje costero adquiere ciertamente un aspecto llamativo, casi mágico, pero lo cierto es que este afloramiento de dinoflagelados que se da anualmente, es en realidad tóxico. Chanmin Hu, oceanógrafo de la Universidad del Sur de Florida y coautor de un trabajo sobre el fenómeno natural, ha venido estudiando las lágrimas azules durante los últimos 19 años. Junto a su equipo, Hu ha analizado casi 1000 imágenes de satélite de la zona, tomadas durante los últimos 19 años, con la intención de comprobar el tamaño de los así como sus posibles causas.

Gracias a esta investigación, cuyos resultados se han publicado en Geophysical Research Letters, los investigadores cuentan ahora con el perfil lumínico exclusivo que crean estos microorganismos mediante bioluminiscencia. Es decir, ahora conocen la longitud de onda precisa reflejadas por estas criaturas (y no otras) lo cual facilita su seguimiento desde el espacio.

Dinoflagelados al microscopio. (Imagen creative commons vista en wikipedia).
Dinoflagelados al microscopio. (Imagen creative commons vista en wikipedia).

Los dinoflagelados no son tóxicos por sí mismos, pero algunas de las algas de las que se alimentan si lo son, y cuando estos microorganismos las depredan, liberan amoniaco y otros compuestos químicos que emponzoñan las aguas circundantes. Por si esto no fuera suficiente para temerlos, los dinoflagelados tienen tendencia a agotar todo el oxígeno de su entorno lo cual a veces hace que muchos de los animales que comparten su entorno mueran ahogados.

¿Qué provoca los afloramientos de estos pequeños integrantes del fitoplancton? Los científicos no están seguros del todo, pero creen que se ven influenciados por la contaminación proveniente de los campos cultivados cercanos, cuyo exceso de fertilizante es arrastrado por el río Yangtze hacia el mar, entregando enormes cantidades de nutrientes a las lágrimas azules.

Esta influencia se notó especialmente entre los años 2000 a 2003, cuando se construyó la controvertida presa de las Tres Gargantas sobre este caudaloso río chino. Durante esos tres años, el caudal del río bajó, razón por la que la cantidad de fertilizantes de escorrentía entregados al mar se redujo de forma notabilísima. Esto hizo que las lágrimas azules minimizaran su actividad.

Sin embargo, una vez concluidos los trabajos en la presa, el río volvió a fluir con fuerza y la floración de dinoflagelados volvió a crecer. Por desgracia, Hu y su equipo no tiene esperanzas de que el fenómeno vaya a reducir su intensidad durante los próximos años. En efecto, las lágrimas azules seguirán pareciéndonos brillantes y encantadoras, aunque lo cierto es que continuarán siendo una amenaza para el resto de la vida marina.

Me enteré leyendo Livescience.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente