La violencia toma por asalto internet: cómo evitar que tu hijo sea una víctima o un victimario

Mariángela Velásquez
(Getty Images)
(Getty Images)

Seamos francos. A nadie le gusta ser objeto de la burla ajena.

Pero el acoso verbal y psicológico que se realiza de manera intencional y repetitiva a niños y adolescentes, y se magnifica por internet, produce niveles de sufrimiento y humillación tan severos que algunos chicos optan por el suicidio.

En otras épocas, las víctimas de los abusos temían la hora de llegar a la escuela por los comentarios maliciosos, las amenazas y la ridiculización de los acosadores, que ganaban prestigio y popularidad al anular socialmente a los más vulnerables.

LEER MÁS: Una experta asegura que el bullying en la red es más dañino que cara a cara

Pero en la era de la tecnología, el cyberbullying opera las 24 horas del día. Ya los acosadores no tienen que dar la cara. Les basta con iniciar un rumor, publicar información confidencial, suplantar una identidad o circular imágenes avergonzantes o trucadas a través de las redes sociales para destruir la reputación y la autoestima del estudiante atacado.

No hay certeza de que los niños y adolescentes del siglo XXI sean más crueles o más violentos. Lo que sí es cierto es que la onmipresencia de las tabletas, los ordenadores y los teléfonos inteligentes prolonga el acoso en el tiempo. Las burlas no paran.

La impunidad, el anonimato y la viralización del contenido perjudicial da fortaleza al acosador y disminuye a la víctima gracias a la participación de decenas de “observadores” que miran, comentan y comparten el material nocivo.

El acoso por Internet ha llegado a niveles tan alarmantes que UNICEF lanzó una campaña en febrero para alertar sobre la situación y abogar por una internet más segura.

Luego de analizar un millón de respuestas de niños y adolescentes de 160 países, la UNICEF concluyó que el 70 por ciento de los jóvenes entre 15 y 24 años están en peligro de ser víctimas de violencia o acoso digital.

La vulnerabilidad de los jóvenes entre 15 y 24 años es mayor porque que usan la tecnología de manera extensiva para relacionarse. En esos 9 años cruciales entre el comienzo de la adolescencia y los primeros años de la vida adulta el 94% usa de manera habitual Internet en los países desarrollados, según la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT). En los países en desarrollo, los jóvenes conectados a la red ronda el 65% aunque la cifra va en aumento.

LEER MÁS: Tik Tok, Wishbone y más: cómo funcionan las apps más utilizadas por los adolescentes

Y es que la información, el conocimiento y las posibilidades que ofrece internet son tan amplias que el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobó en 2016 una resolución para la “promoción, protección y el disfrute de los derechos humanos en Internet”.

Desde entonces la ONU considera el acceso a internet como un derecho humano y estimula su disponibilidad universal por las grandes oportunidades de ofrecer una educación asequible en todas partes del mundo.

Pero donde hay oportunidades también existen los peligros. Entre el 5 y 21 por ciento de los jóvenes en los países con altos ingresos y un amplio acceso a la tecnología ha sufrido algún tipo de acoso por internet. En España se calcula de 2 alumnos de cada clase ha sufrido algún tipo de acoso o violencia digital.

“El ciberacoso puede causar un daño profundo, ya que tiene las posibilidades de llegar rápidamente a un público amplio, y puede permanecer accesible en línea indefinidamente, persiguiendo virtualmente a sus víctimas en línea para el resto de sus vidas, indicó un documento de la UNICEF.

Sus investigaciones también advierten que las víctimas del ciberacoso tienen más posibilidades de consumir alcohol y drogas y de faltar a la escuela que otros estudiantes.

El niño y joven acosado está más propenso a tener un bajo rendimiento escolar, problemas de salud y una baja autoestima. En los casos extremos el ciberacoso ha llevado a varios jovenes al suicidio. Uno de los casos más notorios es el de la joven australiana Amy “Dolly” Everett, quien se quitó la vida a los 14 años tras no poder soportar las burlas en las redes sociales.

Amy “Dolly” Everett fue recordada por decenas de parientes y conocidos que lamentaron su suicidio y que puso la lupa sobre los peligros del acoso por internet (Foto Time).
Amy “Dolly” Everett fue recordada por decenas de parientes y conocidos que lamentaron su suicidio y que puso la lupa sobre los peligros del acoso por internet (Foto Time).

Los padres de Dolly aseguraron que la joven modelo de una conocida fábrica de sombreros fue ridiculizada de manera constante por sus propios conocidos a través de una aplicación llamada Sarahah, que en árabe significa honestidad o franqueza.

La red social creada en Arabia Saudita en 2016 alienta el envío de mensajes totalmente francos a tus conocidos. El doble filo de la app que ha sido traducida a 13 idiomas es que las críticas o elogios no se realizan cara a cara sino bajo la máscara del anonimato.

Katrina Collins, una madre australiana que descubrió una serie de mensajes de odio enviados a su hija de 13 años poco después de la muerte de Dolly, logró retirar Sarahah de las tiendas de aplicaciones de Google y Apple. Aunque su hija no tenía la aplicación que en un año logró más de 300 millones de usuarios, sus conocidos le enviaban capturas de pantalla donde la mencionaban de manera despectiva e hiriente.

Pero la victoria de Collins fue breve porque el creador de Sarahah, Zain al-Alabdin Tawfiq, lanzó su nueva ofensiva en el 2019 con una aplicación que se llama Enoff, de la palabra Enough que en inglés significa basta o suficiente, diseñada para criticar de manera anónima a compañeros en el ámbito laboral.

Educar es la salida

La educación fuera del ámbito digital es básica para evitar que tu hijo se convierta en un acosador. Expertos recomiendan estas reglas básicas para frenar a tiempo estos comportamientos.

  1. Sé un buen ejemplo: De nada vale que le digas a tu hijo que sea un buen chico si te observa criticar a tus conocidos y compartir mensajes ofensivos por internet.

  2. Deja claro que no tolerarás el acoso: Habla con tus hijos sobre el acoso y la violencia por internet. Ofrece apoyo y consuelo si son acosados pero establece reglas claras y firmes si tu hijo asume el papel de victimario. Elimina sus privilegios digitales, restringe el acceso a internet, a su teléfono movil en caso de que compruebes que ha insultado o sido cómplice en el acoso de un compañero. El aislamiento digital lo hará reflexionar.

  3. Enseña a tus hijos a ser empático: La aceptación de la diversidad es el primer paso para eliminar las críticas destructivas. Habla con tus hijos para que comprendan que no es correcto burlarse de los que son diferentes por su cultura, por su color de piel, por sus gustos al vestir o por su religión.

  4. Conoce el entorno de tus hijos: Habla con los padres de los amigos de tus hijos, con sus maestros. Comprende el tipo de presión social al que son sometidos para comprender los motivos que han llevado a tu hijo a ser un acosador pero no lo excuses. Asume la responsablidad de que debes tomar medidas para frenar la situación.

  5. El acoso es un comportamiento inadecuado, pero no es un tipo de personalidad. Haber acosado a un compañero no lo convierte en un acosador de por vida. Escucha a tu hijo y busca apoyo para modificar la conducta agresiva.

  6. Monitorea sus redes sociales. Tienes la responsabilidad moral y legal de educar a tus hijos. También pagas las cuentas de telefonía y acceso a internet. Tienes el derecho y el deber de permanecer vigilante para que su comportamiento digital sea adecuado.

  7. Estimula un comportamiento cívico. Tu hijo no tiene que una versión moderna de Mahatma Gandhi para ser una buena persona. Es normal que tu hijo no se sienta a gusto con algún compañero y que sea selectivo a la hora de hacer amigos. Pero es básico que respete a los otros y que aprenda a convivir con las personas que no sean de su agrado.

Ayuda online


El acoso no es fácil de detectar para los educadores y padres porque el 70 por ciento de las víctimas mantienen silencio por temor a recibir más burlas o represalias.

Pero hay algunas señales que podrían ayudarte a intuir que tu hijo está teniendo problemas de acoso por internet. Una de ellas es que evite o hasta pierda el móvil que tanto amaba.

Si tu hijo se oculta para revisar sus mensajes y correos electrónicos o cambia de humor luego de revisar su teléfono pudieran ser otras tras señales de alerta.

La buena noticia es que dentro del ámbito digital también hay tecnología que te puede ayudar a educar a tus hijos sobre el uso beneficioso de internet o que los alerten sobre los comportamientos nocivos o abusivos.

A propósito del Día Internacional de Internet Seguro que se celebró el 5 de febrero, Google ha publicado informes sobre los riesgos y retos para mantener a los niños seguros en la internet. (Foto DigitalTrends)
A propósito del Día Internacional de Internet Seguro que se celebró el 5 de febrero, Google ha publicado informes sobre los riesgos y retos para mantener a los niños seguros en la internet. (Foto DigitalTrends)

El programa d-LAB, que mejorar la calidad de vida de los ciudadanos mediante la aceleración de la transformación digital, premió en 2018 a varias iniciativas digitales o móviles para aliviar el problema del ciberbullying.

La ganadora del primer premio fue SafeToNet que utiliza la inteligencia artificial para identificar y bloquear automáticamente los mensajes y el contenido dañino antes de que se vea y se produzca el daño.

Otra herramienta distinguida fue Proofup que permite a los menores registrar el acoso en línea.
BResol permite a las víctimas y los observadores alertar a las autoridades o cumpañeros de un centro educativo sobre todo tipo de conflicto, donde se incluye el cyberbullying.