La vida a todo tren de Romina Belluscio, la esposa de Guti

Guti y Romina Belluscio han vuelto a casa. O bueno, mejor dicho, han vuelto a España, porque su nuevo hogar no estará en Madrid, sino en Almería. El exfutbolista ha fichado como entrenador del equipo de la ciudad andaluza y este martes comenzaban su nueva aventura laboral en familia. De momento, la familia se hospeda en un hotel de lujo de la ciudad pero es más que probable que en breve adquieran o alquilen una casa allí.

Guti y Romina Belluscio juntos en un photocall. (Photo by Fotonoticias/WireImage)

La argentina, de 40 años, siempre ha estado al lado de su marido, de 43, y le sigue allá donde él consiga un trabajo. Y esta vez no iba a ser diferente. La pareja, junto a su hijo Enzo, de seis años, aterrizaban en la ciudad que vio nacer a David Bisbal y lo hacían a lo grande, a bordo de un jet privado, como si de los Beckham en versión española se tratara.

“Qué bien nos recibió Almería con su buen tiempo y su amable gente”, escribía Romina nada más bajarse del avión. Guti ha sido fichado por el multimillonario propietario del equipo de segunda división, el jeque saudí y Ministro de Entretenimiento de Arabia Saudí, Turki Al-Sheikh, y parece que cobrará aproximadamente un millón de euros por temporada, tres veces más que el sueldo medio de un entrenador de esa categoría. Casi nada.

Se casaron por sorpresa en 2016

Y es que presentadora y modelo vive de una manera que ya quisiera el resto de ‘mortales’ desde que conoció al que fuera marido de Arancha de Benito en 2011. Guti y Romina se casaban por sorpresa el 14 de julio de 2016 a pesar de haber anunciado su compromiso matrimonial cuatro años antes. Pocos asistieron a su enlace y ellos lo hicieron público a través de sus redes sociales con un sencillo mensaje: “Just married” y un par de instantáneas en las que se les podía ver abrazados y felices tras darse el ‘sí, quiero’.

Cuando conoció al que hoy es su marido, Romina trabajaba como colaboradora en el programa de Antena 3 Espejo Público, en el que estuvo hasta septiembre de 2012. Después la vimos participar en Splash, famosos al agua junto a Guti y hasta hace apenas dos meses no hemos vuelto a saber nada de su vida profesional.

En 2013 nacía el otro amor de su vida, su hijo Enzo, y él es el que ocupa la mayor parte de su tiempo diario. El último año, la familia lo ha pasado en Estambul, ya que Guti fichó como segundo entrenador del Besiktas en julio de 2018. La ciudad turca no era nueva para la pareja, ya que Guti ya pasó allí año y medio, en esa ocasión como jugador, cuando ellos acaban de comenzar su relación sentimental.

“Hoy hace 43 años nació el amor de mi vida, mi amigo, marido y el mejor padre del mundo mundial. Nunca dejas de luchar. Te amo y te admiro, marido mío”, escribía Romina en sus redes el pasado 31 de octubre para felicitar a su amor por su cumpleaños dando muestra de que su amor sigue intacto después de ocho años juntos.

Gracias a su perfil de Instagram, podemos ver que la vida de la argentina es de todo menos estresante. Amante de la vida saludable, a Romina le encanta practicar deporte todos los días y hasta ha publicado un libro junto su entrenador personal (y amigo) Nacho Villalba en el que daban algunos consejos para convertirte en una fitgirl como ella.  

Tiene una granja y un huerto en casa

Pero si hay algo que Romina ama son los animales y es que en su casa cuenta con una verdadera granja. Según confesaba hace unos días en Espejo Público, programa al que volvía en septiembre de este año y en el que presenta una sección semanal (El radar de Romina), en la que habla de videos virales, tienen 13 gallinas araucanas (procedentes de Chile), una oveja (se llama Bonita y a Romina le gusta esquilarla ella misma), dos patos (Pancho y Pepa) y dos perros (Bombón y Dulce). Curiosamente, el exjugador del Real Madrid tiene alergia al pelo de los animales, pero por con su mujer y su hijo suele salir al campo a pasear a los canes y… ¡a la oveja!

Romina explicó que su afición por los animales comenzó montando un pequeño gallinero en casa y que tuvieron que renunciar a tener un gallo porque los vecinos se quejaban con sus cacareos matutinos. Y poco a poco fueron añadiendo nuevos miembros a su familia animal. Y es que parece que Enzo es otro amante de los animales y, como hemos visto en algunas fotos, ni siquiera las boas gigantes le dan una pizca de miedo.

Además de ocuparse de los animalitos, Romina también tiene un huerto en su casa. "Cultivar nuestros propios alimentos supuso una gran aventura familiar del día a día. Contar con huevos y verduras ecológicas nos hacía mucha ilusión”, decía hace tiempo en su blog. La comida orgánica y los tratamientos beauty son claves en su físico espectacular.

Para Romina, la familia es lo primero y sus padres suelen visitarla a menudo, ya que viven en Argentina. Con ellos disfruta de restaurantes de lujo y escapadas para conocer nuevos lugares. Y es que viajar es otra de sus grandes aficiones. En los últimos meses, la familia Gutiérrez-Belluscio ha pasado unos días en Menorca, pero también han conocido Egipto y han pasado unos días entre historia y romanticismo en Roma. Una vida llena de viajes, lujos y nuevas aventuras.