La vida compleja pudo haber surgido 400 millones de años antes de lo esperado

Imagen de los supuestos ancestros de la vida compleja de hace 1600 millones de años (crédito Stefan Bengston)

Sabemos que la vida surgió en la Tierra muy pronto, apenas se dieron las condiciones, lo cual según los primeros restos fósiles sucedió hace unos 3.770 millones de años, según estudios recientes. Obviamente, aquellas formas de vida primigenias eran muy simples, microorganismos unicelulares similares a las arqueas que carecían de núcleo.

¿Pero cuando surgió la vida compleja? Me refiero a los organismos basados en células compartimentadas y con núcleo (eucariotas) como las que compartimos animales, plantas y hongos. Bien, pues un estudio que acaba de publicarse en la revista PLOS Biology acaba de sorprender a propios y extraños al adelantar la aparición de los ancestros de animales y plantas 400 millones de años antes de lo que se creía anteriormente.

Al parecer este equipo de investigadores ha llegado a esta conclusion después de descubrir células fosilizadas de hace 1.600 millones de años en rocas sedimentarias recolectadas en la India central. Basadas en su tamaño, disposición y en la presencia de lo que parecen ser estructuras subcelulares fosilizadas (conocidas como orgánulos), estas células parecen ser eucariotas y por tanto no se trataría de bacterias o de microbios unicelulares del tipo arquea. Sin embargo (y de ahí la sopresa) los expertos creían que los primeros eucariotas habían evolucionado hace unos 1.200 millones de años.

Los fósiles descubiertos parecen mostrar dos tipos distintos de algas rojas. La primera es del tipo: Rafatazmia chitrakootensis (de color verde en la imagen que veis arriba), caracterizada como de forma filamentosa y que contiene grandes discos romboidales que los investigadores creen que pueden ser partes de los cloroplastos de las algas. Y por otro lado del tipo: Ramathallus lobatus, que habrían tenido una forma más globular y carnosa.

Los científicos ya suponían que las algas rojas se encontraban entre los primeros organismos eucariotas que evolucionaron. Hacer retroceder la fecha de su aparición 400 millones de años tiene implicaciones para nuestra comprensión de la evolución en su conjunto, y podría ayudar a resolver algunas cuestiones relacionadas con el ritmo al que se prodicen las mutaciones en el genoma con el paso del tiempo.

Los investigadores responsables de este descubrimiento advierten que es imposible estar seguro al 100% de que los fósiles observados en esta roca son algas rojas sin evidencias de ADN, pero obviamente cualquier material genético desapareció hace mucho tiempo.

El trabajo de Stefan Bengtson, Theresse Sallstedt, Veneta Belibanova y Martin Whitehouse, se publicó hace unos días en la revista PLOS Biology.

Me enteré leyendo Science.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines