La victoria en la lucha contra el cambio climático en las elecciones estadounidenses que ha pasado desapercibida

En medio de todo el revuelo generado tras los resultados de las elecciones legislativas celebradas este martes en Estados Unidos, la expulsión de la Casa Blanca de un periodista de CNN y del ruido habitual que genera diariamente todo lo que rodea a Donald Trump, hay una noticia que es posible que haya pasado desapercibida para la mayoría. Se trata de la victoria conseguida por el medio ambiente tras la noche electoral. Después de años de políticos contrarios a la existencia del cambio climático en el Comité Científico de la Cámara de Representantes, un demócrata convencido de la lucha contra el cambio climático accederá a su presidencia.

La probable llegada de la demócrata Bernice Johnson al frente del Comité científico de la Cámara de Representantes abre posibilidades nuevas y positivas para la lucha contra el cambio climático en Estados Unidos. (Foto: AP Photo/Mark Schiefelbein, File)

Una noticia más que positiva si, además, se tiene en cuenta que los continuos varapalos, insultos y portazos que han recibido tanto los científicos que batallan contra el cambio climático como las políticas medioambientales. Donald Trump, que hasta hace solo unos días negaba su existencia y llegó a asegurar que era un invento de los chinos, reculó en plena campaña electoral. En una entrevista para la CBS, recogida por El Confidencial, reconoció a mediados de octubre que era cierto.

“Creo que algo está pasando. Algo está cambiando y volverá a cambiar. No creo que sea un engaño, creo que probablemente hay una diferencia. Pero no sé si está causado por el hombre”. Afirmó que no era un invento, pero no se mostró muy convencido de que el daño esté producido por el ser humano. Y si no es él quien lo provoca, entonces quizá no esté en su mano cambiarlo. Es parece ser su lógica o su excusa. Un punto de vista a tener en cuenta partiendo de la base de que Estados Unidos es el segundo emisor global de gases invernadero.

Durante la campaña presidencial, Trump prometió que su filosofía de trabajo si llegaba a la Casa Blanca sería anteponer los intereses americanos ante cualquier otro asunto. Y uno de esos asuntos fue la lucha contra el cambio climático. Así, para proteger la industria de su país y no tener que acogerse a los dictados del acuerdo de París, en junio del año pasado, lo abandonó.

Sin embargo, con la renovación del Committee on Space, Science and Technology todo apunta a que algo más que la retórica de Turmp podría cambiar, según avanzan en la versión estadounidense de Gizmodo. La demócrata Bernice Johnson, que ganó en Texas, no ha hecho solo historia por el hecho de ser la primera afroamericana en acceder a la Cámara. Señalada por varios medios especializados como Live Science como la mejor colocada para tomar el liderazgo de este comité, su visión sobre el cambio climático puede dar un vuelco a las medidas en este sentido.

En los últimos años la silla ha estado ocupada por el republicano Lamar Smith, quien, si bien ha favorecido la exploración espacial o la toma de medidas para evitar el acoso en el mundo de la ciencia, ha supuesto un retroceso contra el cambio climático durante su mandato. En su currículum figuran episodios como el defender que el aumento del nivel de los océanos se debe a rocas que caen en él y no al deshielo o usar su cuenta de Twitter para compartir artículos que niegan la existencia del cambio, por ejemplo.

Por su parte, la congresista Johnson ya ha hecho saber a su electorado nada más ganar las elecciones y a través de un comunicado que entre sus prioridades están “promover la educación STEM efectiva, defender la empresa científica de los ataques políticos e ideológicos” y que se meterá de lleno con el cambio climático “comenzando por reconocer que es real”.  Algo que no hizo su predecesor.