La UE quiere controlar el ritmo de la negociación sobre el Brexit

Por Olivier BAUBE y Cédric SIMON en Bruselas
1 / 3
El ministro de Relaciones Exteriores británico, Boris Johnson, llega a una reunión con sus homólogos de la OTAN el 31 de marzo de 2017 en Bruselas

La Unión Europea pidió este viernes al Reino Unido "progresos suficientes" en las negociaciones del Brexit antes de abordar su "relación futura", un rechazo de la visión de Londres de avanzar rápido y discutir en paralelo un acuerdo comercial.

Estas primeras dificultades, incluso antes de que comiencen las negociaciones, muestran hasta qué punto será complejo el divorcio tras 40 años de una relación tormentosa entre Bruselas y Londres.

Escocia pidió además formalmente a Londres este viernes "el poder de organizar un segundo referéndum de independencia", con la intención de no quedarse fuera del bloque europeo.

La UE descarta "negociaciones paralelas" sobre comercio con Reino Unido y pide a Londres que honre "todos sus compromisos financieros" en el acuerdo sobre el Brexit, dijo este viernes el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

Los 27 están dispuestos a establecer "disposiciones transitorias" durante esas discusiones preliminares para limitar la incertidumbre post-Brexit, según un proyecto de grandes líneas de negociación obtenido por la AFP.

Este proyecto fija las orientaciones de la negociación, las prioridades políticas de la UE, así como su visión del ritmo de la negociación, que se ha convertido en uno de los primeros temas de tensión dos días después de la activación formal del proceso de separación del Reino Unido.

La primera ministra británica, Theresa May, quiere avanzar rápido y poder negociar en paralelo el acuerdo que establecerá la forma de salir de la UE y otro que defina su futura relación, especialmente a nivel comercial.

Pero la UE defiende una estrategia "escalonada", insistiendo en la necesidad de concentrarse exclusivamente primero en la negociación del acuerdo de divorcio, según el proyecto que Tusk presentará en Malta a los dirigentes de los 27 países leales a la UE y que estos deben adoptar en una cumbre el 29 de abril en Bruselas.

"Una vez y solo una vez que hayamos logrado suficientes progresos en la retirada podremos discutir el marco de nuestra futura relación", también comercial, dijo Tusk.

La Unión Europea se preparará también para un eventual fracaso de las negociaciones, según el documento. "En las negociaciones, la UE actuará unida. Será constructiva durante todo el proceso y se esforzará por llegar a un acuerdo", señala el texto. "Pero se preparará también para poder gestionar la situación si las negociaciones fracasan", añade.

- 'No es una amenaza' -

En las primeras horas tras la notificación oficial del Brexit ya apareció otro punto divergente, relativo a la futura cooperación de Londres en materia de seguridad.

El Gobierno británico tuvo que rebajar el tono después de que May pareciera presentar esta cooperación como moneda de cambio.

Este viernes, el ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, afirmó que su país tiene un compromiso "incondicional" con la seguridad de Europa y que no usará esta cuestión como "moneda de cambio".

En paralelo, Tusk dijo estar seguro de que "nadie está interesado en usar la cooperación en materia de seguridad" en este sentido.

Ya se conocen las tres principales prioridades de la UE para las futuras negociaciones. Bruselas busca aclarar el futuro de los más de tres millones de ciudadanos europeos en el Reino Unido y del más de un millón de británicos que residen en otro Estado miembro.

También quiere eliminar las incertidumbres en torno a la frontera entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte, una provincia británica.

"Tenemos que asegurarnos a cualquier precio que los ciudadanos no sea usados como una moneda de cambio", dijo este viernes el primer ministro de Malta, Joseph Muscat.

- 'Pagar las cuentas' -

Los 27 exigen asimismo "pagar las cuentas" de los compromisos presupuestarios del Reino Unido. La Comisión ha evaluado la factura entre 55.000 millones y 60.000 millones de euros, según un alto responsable europeo.

Pero Londres "no reconoce los montos, a veces muy elevados", advirtió el jueves el ministro británico de Finanzas, Philip Hammond.

No habrá "rebaja británica", advirtió por su parte desde Berlín el jefe de la diplomacia alemana, Sigmar Gabriel, en alusión a la contribución reducida al presupuesto europeo que consiguió Margaret Thatcher en 1984.

Berlín, como París, advirtió de que la futura relación de la UE con Londres no podría abordarse hasta que las condiciones de su salida estén bien avanzadas.

La notificación oficial del proceso de separación fue el miércoles, pero sus consecuencias ya empiezan a verse. En el sector financiero, el histórico mercado de seguros británico Lloyd's of London anunció que abrirá una filial en Bruselas para operar en el mercado europeo.

Luxemburgo, por su parte, no esperó ni 24 horas para lanzar su candidatura oficial para acoger a la Autoridad Bancaria Europea (EBA), que deberá dejar su sede en Londres después del Brexit.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines