La trama de Ignacio González recibió ayuda y chivatazos de la Justicia y el Gobierno

EFE

¿Recuerdan que el PP se buscó un fiscal jefe de confianza para combatir la corrupción? Para quienes hayan contestado aquí va un recordatorio. Mariano Rajoy nombró para tal puesto a Manuel Moix quien, en su haber, contaba como méritos haber apartado de la judicatura al juez Elpidio Silva cuando intentó encarcelar a Miguel Blesa por el escándalo de Bankia, haber rechazado acusar a Esperanza Aguirre de un delito de desobediencia civil por fugarse de la Policía en las cales de Madrid, haber allanado el camino para que el ex vicepresidente económico del Gobierno Rodrigo Rato no pisara el calabozo…

Y claro, Moix  es un tipo agradecido, y a principios de semana trató de agradecer la confianza depositada en él por Rajoy de una curiosa manera: Ordenó paralizar algunos registros en la operación abierta ayer contra la corrupción en el Canal de Isabel II que propició la detención del expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González.


Según ha adelantado la cadena Ser, esta medida provocó la rebelión de sus fiscales quienes pidieron que esa orden les fuera remitida por escrito y no de manera verbal. Paralelamente echaron mano del artículo 27 de su estatuto que les faculta someter a votación los mandatos de un superior si no se está de acuerdo con ellos.

Y ya saben lo que ocurrió. El fiscal anticorrupción perdió la votación y no pudo impedir la operación policial ni los correspondientes registros. Y González fue enviado directamente al calabozo.

La artimaña de Moix parecía tener como único objetivo beneficiar a la trama, salvo que haya un giro de los acontecimientos digno del mejor guión de Hollywood. Pero Moix no fue el único. Porque en el Gobierno hay un topo que maniobró a favor de Ignacio González. Aún no ha trascendido el nombre, pero sí lo ocurrido, Ignacio González ha tenido el teléfono pinchado durante varios meses. Pero no todo lo grabado le va a valer a la Policía, porque en un momento dado recibió un chivatazo y cuidó sus conversaciones.

¿Que cómo lo sabemos? Porque en las transcripciones de los pinchazos telefónicos de otros miembros de la trama González advirtió de que tuvieran cuidado porque “un miembro del Gobierno le avisó con antelación”.

A pesar de ello, de que sabía que había una investigación en curso en su contra, González se sentía tranquilo. Y tenía motivos: Porque en verano de 2016 mantuvo una conversación –desvelada por Eldiario.es- con Eduardo Zaplana en la que hablaba del nombramiento de Manuel Moix como Fiscal Jefe Anticorrupción, algo que “le tranquilizaba”. Es decir, que estaba al tanto del nombramiento meses antes de que ocurriera. La trama corrupta manejaba buena información. Queda por ver si aún le quedan ases en la manga para eludir el peso de la Justicia.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines